RSS

CRISTIANA, PRACTICANTE A MI MODO

23 Ene

Mucha gente pensará, ¿Cómo sigue creyendo con las piedras que Dios pone en su camino?, sencillamente creo que lo hace, para que siga siendo fuerte. ¿Existe Dios?, no lo sé, pero es bueno creer, la verdad, creo que si no pensará así, con tantas penurias, tanto dolor que llevo pasado, hay alguien que me da fuerzas cada mañana al despertar, doy las gracias por la luz de un nuevo día, tal vez sea un día duro, pero he vuelto a ver al despertar los rayos de luz, o un día gris, qué más da como sea el día, lo importante que sigo viva.
Yo no soy de ir mucho a misa, pero sí de rezar, cada noche antes de dormir, rezo, rezo las oraciones que tantas veces rece en la cama con mi abuela, quien, con la imagen de la virgen de Fátima, hoy he de confesar que al principio dormir en una habitación donde toda la noche estaba la imagen de esta Santísima virgen encendida, me causaba un poco de respeto, después con los años me acostumbre a ella, y rezaba. Sonrío al recordar tan bellos momentos.
Yo creo que ante todo hay que ser un buen cristiano, no hace falta que la gente sepa lo buena persona que eres, o lo que ayudas al prójimo, no hace falta pregonar el bien que hiciste hoy, solo Dios y yo sabemos que como cristiana cumplo. No hace falta que me vean en misa, o dando al que no puede, Él y yo sabemos hasta donde llego.
Recuerdo una vez un señor, (digo señor, porque tenía porte de ello), en Cáceres, en la Iglesia de San Juan, yo iba a misa cada sábado, y mira por donde este señor se sentaba delante de mí, con su esposa y sus cuatro hijos, pequeños, cuando pasaban para recoger la ofrenda que cada fiel podía dar, yo entonces daba cincuenta pesetas, parece una miseria, pero para mí era todo un capital, pues el buen señor, daba menos que yo. No le juzgue por ello, pensé son muchos niños, su mujer era una señora entradita en carnes, pero de dulce mirada que siempre se volvía para darme la paz. Pues bien, un día en el paseo donde se reunían las niñeras y los niños, vi algo que me llamó la atención, el buen señor en plan cariñoso con una chica mucho más joven que él, cuando me vio, se le cambio el gesto. Al siguiente sábado cuando pasaron para recoger la limosna, miró para atrás y entrego de limosna mil pesetas, para mi entonces todo un capital, entonces pensé no las entregas de corazón, las entregas por remordimiento. Dios ve todo, reces mucho si sabes que obraste mal, no reces, si lo haces para que te perdone, hazlo cuando te sientas en paz.
Moraleja Dios perdona al pecador arrepentido, pero más contento esta con el que no pecó y no tuvo que perdonar.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 23, 2017 en BLOG

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: