RSS

POR MI ABUELA FLORENCIA MANSO GÓMEZ.

17 Ene

Mi abuela ante todo fue una persona cristiana católica y sobre todo y ante todo ferviente devota de la virgen de Fátima. Su ilusión fue visitar el santuario de Fátima ella no lo pudo hacer, pero yo sabiendo lo importante que esto era para mi abuela lo hice por ella en dos ocasiones una con mi esposo y otra con mi esposo mi hija y mis padres, se abuela que ese día sonreíste desde el cielo, siempre has sido mi ángel de la guarda, por mucho que me ocurra siempre estas a mi lado, ta vez por ello este luchando con la misma enfermedad que padeciste, sabes que jamás me rendiré, que luchare como aprendí de ti, protegeno bajo el manto divino de la virgen de Fátima, sabes por que es mi petición, y por eso y en tu memoria para que sigas sonriendo desde el cielo, pido a todo aquel que lea esto, que no pare esta cadena que hoy comienzo, leer todo y pasarlo a todo aquel que crea o no crea, hacerlo por alguien que si creyó en ella, y estoy convencida que os protegerá de por vida.

GRACIAS A TODOS.

Oración milagrosa a la Virgen de Fatima para pedir un milagro de salud
“Oh Santísima Virgen de Fátima
que nos diste un bello mensaje de amor,
de unión, de misericordia y esperanza,
en el Santuario a los tres Pastorcitos
y nos pediste que no dejáramos de orar
para alcanzar la paz en el mundo,
la paz en nuestros hogares y en nuestras almas,
y para apartar, por medio de nuestras plegarias,
los males que nos acechan,
las adversidades que nos causan tristeza y las calamidades que nos afligen,
tanto del alma como del cuerpo,
concédenos tu maternal protección y asistencia
en todos los momentos de nuestras vidas,
en especial en las horas amargas de enfermedad.
¡Bendita Nuestra Señora de Fátima
salud de los enfermos
y consoladora de los afligidos!,
que movida por el ruego de los pastorcitos,
Lucia de Jesús, María y Francisco Marto,
obraste ya prodigiosas curaciones
en las apariciones en Fátima,
y con gran generosidad otorgas tus milagros
en favor de todos los afligidos y enfermos,
te pedimos que escuches y atiendas
a los ahora llenos de esperanza te invocamos
y acudimos a tu Corazón maternal
llenos de filial confianza,
suplicando tu mediación poderosa ante Jesús, tu Hijo,
para que ……. (nombre de la persona enferma)
sea aliviado de sus dolores, de sus congojas,
y cuanto antes, si es la voluntad del Padre Celestial,
sea sanado de su enfermedad.

Echa sobre ……. una mirada de compasión
y remedia con la ternura de tus amorosas manos
los padecimientos y sufrimientos que le aquejan,
dale bienestar, entereza, fortaleza, energía y paciencia,
y llénale de esperanza en su pronta curación. Tu que tanto bien has distribuido,
Tú que hoy en día sigues obrando miles de prodigios
sobre los que llenos de esperanza
han solicitado tus cuidados y protección,
sobre los que han rogado tu milagrosa intervención,
no abandones a …….
que tanto precisa de tu ayuda,
derrama tus compasivas gracias y favores
sobre su cuerpo enfermo
y haz que consiga salir cuanto antes
de su grave enfermedad.
Señora y Reina, Madre y amiga,
milagrosísima Virgen de Fátima,
escucha nuestras ardientes suplicas
y concédenos lo que con total seguridad pedimos,
queremos que ……. siga estando a nuestro lado
por mucho más tiempo y sea feliz junto a nosotros,
libre de toda aflicción y sano-a de cuerpo y alma. Madre, danos tu patrocino y auxilio
y guíanos por el camino de una fe viva en Jesús,
nuestro Señor y Salvador.
Así sea.
Rezar la Salve, Padrenuestro y Gloria.

LA SALVE
Dios te salve, Reina y Madre
de misericordia,
vida, dulzura
y esperanza nuestra;
Dios te salve
A ti llamamos
los desterrados hijos de Eva;
a ti suspiramos, gimiendo y llorando
en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora, abogada nuestra,
vuelve a nosotros esos tus ojos
misericordiosos;
y después de este destierro,
muéstranos a Jesús,
fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clementísima, oh piadosa,
oh dulce Virgen María!
Ruega por nosotros,
Santa Madre de Dios,
para que seamos dignos de alcanzar
las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.
Amén.

EL PADRE NUESTRO
Padre nuestro,
que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad
en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas,
como también nosotros perdonamos
a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal. Amén.

GLORIA
Gloria a Dios en el cielo,
y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor.
Por tu inmensa gloria te alabamos,
te bendecimos, te adoramos,
te glorificamos, te damos gracias,
Señor Dios, Rey celestial,
Dios Padre todopoderoso Señor,
Hijo único, Jesucristo.
Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre;
tú que quitas el pecado del mundo,
ten piedad de nosotros;
tú que quitas el pecado del mundo,
atiende nuestra súplica;
tú que estás sentado a la derecha del Padre,
ten piedad de nosotros;
porque sólo tú eres Santo,
sólo tú Señor, sólo tú Altísimo, Jesucristo,
con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre.
Amén.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en enero 17, 2017 en BLOG

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: