RSS

PARKINSON SOBREVIVIR LUCHANDO

23 Mar

PARKINSON

SOBREVIVIR

LUCHANDO

 

 

 QUIN COTRINA RINO

 

 

        A los que luchan en silencio, a los que  no arrojan la toalla, a los que han tomado al toro por los cuernos.

A vosotros luchadores, que salisteis del encierro, y habéis tomado la mano que os ofrezco. A Pilar y a Fernando por habernos dado su tiempo, por enseñarnos cada día, el camino correcto

A mi familia, por cuidarme y hacerme ver, que aún tengo tiempo, que el milagro existirá, y yo lo estaré viendo.

A mis amigos, mis compañeros que me dieron fuerzas para seguir el camino correcto.

 

 

 

 

 

 

                              I

Hace tiempo que mi cabeza, no dejaba de pensar, como ayudar al colectivo de párkinson del barrio de Pino Montano. Un barrio humilde, en el que vivo, pero por desgracia, párkinson también pasea por las calles de este distrito.

 

¿Tienen derechos los que tienen menos?,

¿quién les tiende una mano…………….

aquel que la está pidiendo?.

Son humildes pero siguen vivos,

                       quieren ser ayudados,                      

pero callan en silencio.

Se han acostumbrado,

a sufrir con párkinson………….

de puertas para adentro.

Pero una luz comienza………

a brillar en su camino,

es tenue pero tiene brillo.

Y al final verán mi mano,

mi rostro sonriendo,

quiero luchar contigo…………..

quiero luchar por ellos.

                                                          

La vida me ha tratado bien, después de todo, nací en un hogar muy unido, humilde sí, pero jamás desee algo que mis padres no me dieran, eso sí……………..lo que desee, nunca fue un capricho. En aquellos tiempo, no son los de hoy, hoy en día vivimos en un mundo,  de consumismo, sin mirar atrás, que tal vez tu vecino, no tenga ni para pan.

He trabajado hasta que he podido, nadie me ha regalado nada, lo que tengo lo he ganado, muchas noches de insomnio, pese a mi enfermedad, llegue con ella a cuesta……………a donde me propuse, alcance mi frontera.

Me encantaría ayudar  a los más débiles, a los de pensiones bajas, que no pueden pagar todo lo que quisieran, para recibir una rehabilitación. Qué pena más grande, otra vez el humilde es el que pierde.

Alzo mi voz al viento, hoy sueño que mi sueño es realidad, y que mi plegaria algún día, me hará sonreír, que el humilde también tiene derechos, para seguir viviendo, viviendo sin sufrimiento.

Mientras tanto Dios mío, que reinas en las alturas, dame fuerzas para seguir, seguir en esta lucha , una lucha sin tregua, una lucha de veras, a la que plantare cara y cruzare fronteras.

Llego por fin el momento en que decidí pedir ayuda, decidí hablar con el personal del ambulatorio al que pertenezco, allí me encontré a Pilar, enfermera de enlace, para mí un ángel. Se emociono tanto que me di cuenta que Dios está arriba, enseguida nos pusimos manos a la obra, ella busco día, lugar, y yo puse los carteles.

Llego el primer día de reunión, que alegría más grande, cuando vi que mis vecinos afectados, habían decidido ir. Alfonso, Jesús, Antonio, Jesús, Juan, José Manuel, María del Monte, Carmen, Mari, Antonio, y yo, estos éramos los afectados por la enfermedad, acompañándonos en calidad de cuidadoras la mujer de Juan, Carmen y la mujer de Antonio, Reyes, la hermana de Monte, Josefa, y una cuidadora acude porqué su esposo está trabajando y no puede venir, Carmen, y como no  capitaneando este grupo mi querida Pilar, que si no fuera bastante su entrega acompañándola su esposo Fernando.

 

LUCHADORES CONTRA EL TIEMPO

 

Pescadores de ilusiones,

 de alegrías y perdones,

de palabras incomprendidas,

 de paciencia con razones.

 Dejar atrás el miedo,

 liberando el alma y el cuerpo,

 dejar libre la mente,

 como el mar inerte.

Como aquel velero sin rumbo,

que un día vino a verte,

para aprender de ti viejo marinero,

para ser patrón en el puente.

 Pescadores de batallas,

 expertos en hacerle frente,

y no dar por perdida la guerra,

 aunque él se crea fuerte.

 

Aprendemos a respirar, una respiración para relajarnos, llenamos nuestros pulmones, con las manos puestas en la tripa, tenemos que sentir que el aire llega, notamos como el vientre se infla como si de un globo se tratara, retenemos unos instantes, y comenzamos a expulsar el aire.

Tenemos que aprender a querernos a nosotros mismos, mirarnos al espejo, y decirnos: tengo párkinson ¿y qué?, mis pies siguen pisando tierra, sigo aquí para seguir luchando.

Yo quisiera transmitirles todas mis fuerzas, al que comienza, al que teme el diagnóstico que le han dado. No temas querido amigo, párkinson no mata, pero si he de serte sincera, es difícil el camino, no será un camino de rosas, ni tampoco un trayecto de espina dolorosa, tendrás días, en que te sientas el rey, ese momento aprovéchalo, pasea, saca a tu compañera. El día que párkinson decida joder, no intentes plantarle cara, ese día descansa, no intentes vencerle, te cansaras, y el ocupa puede hacerse el fuerte.

Acudir asociaciones, o a grupos dispuestos a tenderos una mano, pues no hay más duro en esta vida, que ser prisionero, sin haber sido juzgado. Nunca hagas de tu casa una prisión, libera tus alas, plántale cara al párkinson, para que sepas que estas dispuesto a luchar en la batalla.

Tienes que levantarte del sillón, ya no es fácil como antes, apoya fuertemente tus pies en el suelo, echa el cuerpo hacia adelante, coge fuerza y con un poquito de impulso, lo has conseguido estarás de pie.

Lo que a continuación escribo, va para ustedes, que nos dan un minuto de su tiempo, para ver que la vida sigue, aunque caminemos con párkinson, difícil es el trabajo que os han encomendado, pero siempre una sonrisa nuestra, seguro que en nuestros labios se ha dibujado, para las gracias así daros.

                      SIMPLES PALABRAS 

Ni Murillo ni Velázquez,

ni el mejor pintor con arte,

 plasmar en un cuadro podría,

 la labor que ustedes hacen.

 Ni Neruda ni Machado,

con simples versos,

las gracias podrían daros,

 pues grande es la labor que os ha tocado.

 Espero salir victoriosa,

con arte y elegancia,

como lo hacía Joselete,

en las tarde de Maestranza.

Unas simples palabras,

para daros las gracias,

por vuestra lucha sin tregua,

por vuestras  entrega diaria.

 

Bueno prosigo y me doy cuenta que no os he hablado de mi, pese a tener ahora cuarenta y cuatro años, soy veterana en el campo de batalla contra párkinson, espero que estés sentado, pues llevo quince años contra el luchando, y no tengo miedo, ¿miedo a qué?, ¿al futuro?, yo no pienso en el. El futuro es esperanza, pero no hago planes de futuro, lo vivo según me va viniendo, mientras tanto, le planto cara a párkinson.

 No creas que  soy ángel en la tierra, solo soy un alma enferma, que lucha por salvar, a todo el que pueda.  Mi alma pecadora no es………aunque este enferma, no es enferma por pecado, si no contra lo que estoy luchando. No es una lucha fácil, el contra a mi está luchando, pero toma mi ejemplo, de lucha incesante. No dar perdida……….la lucha será reñida, pero rendirme nunca podré.

Pues a párkinson……..hay que plantarle cara, y hacerle saber…..que tu marioneta no serás para él. Tu comienzas hoy, tienes suerte, yo te ayudare, te enseñare el camino, para no dejarte vencer. Es un camino de espinas, que sortearlo sabrás muy bien, pues esta que te guía, ya lo hizo otra vez.

Tal vez penséis, con que fuerzas sigo luchando, pero yo tuve una genial maestra, que me enseño el día a día con párkinson, esa persona fue mi abuela. Pienso muchas veces en ella, y le hablo de esta manera: mi dulce viejecita, parece qué fue ayer, cuando mimos yo te daba, cuando empujaba tu silla, pues tus piernas andar se negaban. Sé que desde el cielo me miras, que me das fuerzas para seguir……..como tú lo hacías, enfrentándote a párkinson día a día.

Cuantas tardes de charla, cuantos besos tu me dabas, recuerdo aquellos días…….en los que tanto luchabas, no me vencerá…….al oído me susurrabas. Sé que me miras, que mis pasos vigilas, y tus ojos derraman lagrimas, quien nos lo iba a decir, en aquellas tardes soleadas, en las que muchas veces te oír decir, Dios mío protege a los míos, que nunca conozcan a párkinson, libra de esta herencia a mis niños.
Ya ves querida abuela, junto a mi camina………no estés triste, de ti aprendí lo que es la lucha, el plantar cara, y no dejarme vencer……… porque él haya venido.  Sé que esta herencia, te está haciendo daño, pues herencia como esta……..jamás me hubieras dado. Sé que bajo tus alas, hay un manto blanco, con el que me proteges, para que nadie me haga daño. Gracias abuela, por haberme enseñado, a ser como tu…………libre como el viento, no dar muchos trabajo a los que conmigo siento, pues tú fuiste ejemplar en todo momento, por eso donde estés………..sé que me guías……..no quieres que mi risa se apague todavía. Tengo tantos recuerdos de ti………….que por ello sonrío cada día, pues tu figura me acompaña, para el resto de mis días.                                                          

TE ADMIRO AÚN MÁS.

                         Que dulce mirada…………..

recuerdo que tu tenias,

 tu cara sonriente,

al mal tiempo ponías.

Nunca olvidare,

lo que de ti aprendí,

 en tu lucha sin tregua,

 en tu esfuerzo día a día.

El no me vencerá,

muchas veces me decías,

 gracias abuela por enseñarme,

 a tener esperanzas todavía.

Hoy sigo tu ejemplo,

 de lucha cada día,

 de plantarle cara,

de hacer lo que tu hacías.

Quejarte jamás te oí,

 y hoy te admiro más todavía,

pues el que te acompaño a ti,

conmigo camina cada día.

 

 

 

 

 

 

II

 

¿Cómo comenzó a caminar conmigo?………….cuando la alegría más grande que puede tener una mujer, el ser madre, algo tan grande, que no cambiaría por nada, aun hoy gracias le doy a Dios………….por aquel 23 de febrero 1996, cuando nació mi hija.

Mi sueño hecho realidad, mi niña en mis brazos la tenia. Olvide las horas de parto, que sufrimiento más grande tuve aquel día. Aquel día descubrí lo que mi madre me quiere a mí.

Mi niña crecía sana, pero a mí algo me sucedía, no era la de antes, algo malo presentía, movimientos incontrolados, de vez en cuando aparecían, las piernas me fallaban, ¿pero que me sucedía?.  A los pocos días de su nacimiento, me di cuenta, que tras el parto algo cambio, mi brazo temblaba de vez en cuando, mis piernas, me fallaban, como si no tuviera fuerza, me costaba caminar. Pero era la alegría tan grande de haber sido madre, que al principio, no le eche cuenta, hasta que viendo que pasaban los días, y el caminar trabajo me costaba, que decidí ir al traumatólogo. Cuando me vio caminar, me dijo enseguida, que no podía hacer nada por mí………que la cosa era para neurología, me quede extrañada, pedí cita, y me la dieron enseguida, después supe que el traumatólogo, así lo había solicitado.

Pues bien mi hija cumplió quince años, y es el tiempo que párkinson me lleva acompañando. Creen que me falto oxigeno………..qué más da lo que pasara, pues aún le doy gracias a Dios, que a mi hija nada le afectara, menos mal que fui yo, pues cuantas madres, se cambiarían por sus hijos, que tras el parto………sabe Dios porque, ese niño que venía sano, algo en el momento de ver la luz, su vida cambio.

La adolescencia, que difícil edad, pero ella………….Beatriz, que se encuentra en esta etapa de su vida, me demuestra día a día, que me quiere, y ella sabe, que el amor que por ella siento, es un sentimiento tan grande, que no hay muro en el mundo, en el que el sentimiento que por ella siento, sea expresado con simples palabras.

 Lo que siempre le digo……………………es que siga el buen camino, que nunca mienta, la verdad por delante, y que no olvide, que los mejores amigos………………son los padres.

Lo que me sucedió a mí, te pudo sucederte a ti, pero Dios es grande, y supo que yo contra el lucharía. Hoy soy fuerte, porque el tiempo transcurrido, ante el no me he rendido, camina junto a mí, pero conmigo no ha podido. Veo crecer a mi hija sana, que importa, que yo sufra, mientras ella está bien, y me da fuerzas, para no dejarme vencer y tener esperanza, que el mañana existe………que aun soy joven, y por ello el milagro de la ciencia………tal vez yo pueda conocer.

 

BEATRIZ.

Como una gaviota blanca,

que su vuelo alza al cielo,

mi niña me cuida,

con amor y esmero.

Yo cálida ola,

 mecer en mis aguas quisiera,

 para abrazarla día y noche,

para siempre junto a mi estuviera.

Cuantos quedaran atrapados,

 por tus ojos de tigresa,

 por tu dulce belleza,

 para mí mi princesa.

Te quiero con amor,

 gracias te doy,

 por ser como eres,

 y demostrar que me quieres.

No quererte es imposible,

cuando con dulzura me sostienes,

sin decirte nada,

sabes lo que me sucede.

Con este mi homenaje,

 de simples palabras,

de una madre orgullosa,

de saber que la quieres.

 

Quiero darte un consejo, si no puedes hacer algo, pide ayuda, yo pido ayuda hasta en la calle, al principio me daba apuro, pero ya he asumido la enfermedad, por ejemplo para subir al autobús, la gente me ayuda, pero se quedan un poco extrañada, cuando les digo: ¿me pueden ayudar?, es que padezco párkinson. La gente siempre me dicen: tan joven, creí que era una enfermedad de mayores, y además usted no tiembla.

Yo no tiemblo, quiero contar, lo que es párkinson, lo que es mi sufrimiento, yo no tiemblo, mi párkinson es rígido y lento. Hoy quiero poner cara, a lo que es el sufrimiento, cuando mis músculos se revelan, cuando párkinson me hace su marioneta. ¿A quién no le ha dado un calambre?, el dolor es insoportable, ¿verdad?, pues imagínense el dolor que siento, cuando son todos los músculos de mi cuerpo los que se revelan, los que se quedan rígidos, mis piernas no se mueven, ¿qué pienso en esos momentos?, simplemente, “HASTA CUANDO ESTE SUFRIMIENTO”. También pienso, ¿y si algún día el bloqueo con el medicamento no desaparece?, mi respuesta es simple, seguiré luchando, aunque la silla de rueda sea por entonces mi compañera. En esos momentos sufro, ya no por mí, sufro por ellos, por mi esposo y por mi hija, ellos lo pasan mal, tan solo se tranquilizan, cuando comienzo a moverme de nuevo, que la medicación está haciendo su efecto, en esos momentos, sufro más por ellos, que por mí. Hoy alzo mi voz, por mis compañeros y por mí, que nuestro párkinson no es tembloroso, nuestro párkinson es rígido, como una barra de hierro, que nos impide el movimiento. Ese dolor tan grande, que solo los que lo padecemos, sabemos lo que duele, nadie se puede imaginar, cuando los músculos de mi cuerpo se revelan, y deciden bloquearme, impedir que ande, que mueva mi cuerpo, ese sufrimiento tan grande, no se lo puedo desear a nadie. Ya sabéis algo más de párkinson, un párkinson rígido, que cuando me bloquea………..a veces pienso que hacer para no tener ese sufrimiento, pero no hay nada, tranquilidad en esos momentos, pero eso sí, que pase rápido, pues el dolor es tan grande, que pienso que como puedo aguantarlo, la respuesta es simple, quiero seguir viviendo.

Nos viene bien la natación, si no puedes ir a la piscina, te enseñare como nado yo, simplemente sentada, mueves los brazos como si estuvieras nadando a braza, veras como los músculos se te van relajando, esto es algo que nos ha explicado Fernando.

Si notas que los músculos del cuello los tienes tensos, gira la cabeza lo máximo que puedas, primero para la izquierda, después hacia la derecha, repite el ejercicio diez veces, veras como poco a poco te encontraras mejor. Seguimos con el cuello, o mejor dicho con la cabeza, miramos para abajo, hasta que nuestra barbilla toque el pecho, y seguidamente con suavidad comenzamos a subir la cabeza para mirar hacia arriba, muy despacio para no marearnos, igualmente repetir el ejercicio diez veces.

Cuando alguien calla y no habla, al final la depresión la acompaña, hace unos días hable con María, fue internet el que quiso, que nuestras vidas se cruzaran, me hablo de su madre, me pidió que si podía escribirle una carta, y en un momento mi mente dicto el siguiente texto:

CARTA A UNA MADRE, SU HIJA DESEA QUE HABLE Y NO CALLE

 

Mi querida amiga, que en silencio callas, que no hablas de esta enfermedad malvada.

Sé que es duro, pues pese a tener cuarenta y cuatro años, soy veterana  en esta dura batalla, durante quince años llevo luchando contra ella, lo conocí muy joven, veintinueve años, y mi única hija tenía tres meses. ¿Pero sabes una cosa?, decidí plantarle cara y luchar contra él.

Espero que mis palabras te hagan comprender, que a ti te ha dado tregua, te ha dado años, pero a mí, apareció cuando creí encontrar la felicidad plena. Decidí luchar plantarle cara, y muy segura le dije: a mí no me joderás con tus cuerdas, a mi no me manejaras como simple marioneta. Gracias a que plante cara, hoy sigo con fuerzas luchando en la batalla.

 

Quisiera ser paloma…………..

extender mis alas,

y volar hasta Laredo.

Depositar un beso…….

en tu mejilla,

y susurrarte no tengas miedo.

Te ayudaría a comprender,

lo malo que es el encierro,

no te condenes sin juicio previo.

El silencio es muy malo,

habla no calles creyendo ser dura,

que la depresión llega cuando eres muda.

Plántale cara……. lucha en la batalla,

que tu orgullo no te pise,

por favor habla.

No te conozco, pero mi mano te tiendo, para que sepas que no estás sola, habla no tengas miedo, que el que teme, se hace débil, y él se alimenta de tu silencio, y hace salir a su aliado, que acompaña siempre de la mano, al maldito párkinson, y el aliado tiene nombre, maldita depresión aléjate de nuestro lado, pues mi querida amiga, tiene una ventana abierta, por la que yo he entrado, ya no estás sola, en mi una veterana has encontrado, que con mucho coraje, le planta cara cada día a la está enfermedad que te acompañara para él resto de tus días.

Pues bien esta carta la leyó su madre, le di mi teléfono a su hija, pensé que por si algún día necesitaba mi ayuda, mi sorpresa fue, que su madre al leer mi carta, me llamó por teléfono, llorando me dijo que era la primera vez que hablaba con alguien de la enfermedad, estuvimos un rato charlando, y al final me dijo: me ha venido bien el hablar contigo. Estos momento son los que me dan fuerzas y ganas para seguir tendiéndole mi mano al que comienza.

Tal vez tu que comienzas digas, que cuanta esperanza muestro, cuando me diagnosticaron, decidí, plantarle cara, luchar en la batalla, hoy tras muchos años invadida, puedo decir, que no le he vencido, PERO A MI PRISIONERA HACERME NO HA CONSEGUIDO.

Plántale cara, que el sepa, que tu lucharas en esta batalla, que no serás prisionero, ni marioneta dirigida por sus cuerdas. Que serás guerrero en esta batalla sin tregua.

Tenemos una luz, un tanto especial, no la dejes apagarse, aliméntala de ilusión y de esperanza, no arrojes aún la toalla, aún estas aquí, yo hare que tu luz, brille al compas de la mía, yo lucho todavía. El camina conmigo, mi enemigo, mi ocupa, el sendero que recorremos es siempre el mismo, pero cada día al levantarme le digo: hoy queda un día menos para acabar contigo.

Vivo esperanzada, vivo el día a día, sin importarme la enfermedad, yo nunca seré prisionera de él, tal vez un día, yo sea prisión para él, pues no tengo prisa, ni miedos, ni temores, yo únicamente tengo, una meta, brindar con todos ustedes, el día que digan: a párkinson le paramos los pies. Que feliz seré ese día, en que yo lo joda a él.

Llegara el día que tus ojos lloren de alegría, naceremos de nuevo, ese día será un comienzo, y te darás cuenta, que mereció la pena seguir el consejo, que te dio esta veterana de guerra.-

Miro triste, al que comienza, quiero ayudarle, no quiero verle, hundido, creyendo que la muerte está cerca.

Pero párkinson no mata, simplemente, será una carga, una carga directa, depende de ti, querer luchar, plantarle cara y hacerle ver que no es victorioso en esta batalla. Te lo digo yo, que le hago frente, en esta dura guerra, en la que soy veterana, sin ser mayor si quiera.

Pues cuanto equivocado hay, quien cree que los que luchan contra párkinson, son aquellos , que de los sesenta pasaron ya, cuando la dura realidad, somos muchos EPIT (enfermos de párkinson de inicio temprano), los que luchamos a diario, los que plantamos cara, y al frente marchamos en esta batalla.

Somos un pelotón, que marchamos unidos, mirando el futuro, olvidando el pasado, y cogiendo de la mano, al que comienza, al que teme la muerte, al que cree verla, cada mañana al asomarse a la ventana, sin saber si quiera, que lo que ve es simplemente su reflejo en el cristal, esta tan hundido que no se ha dado cuenta, que la silueta que se refleja, es simplemente la suya, ha cambiado tanto…………………en tan poco tiempo, que no sabe cómo salir…………no sabe a quién pedir ayuda……………cree que todos están escondido como él.

Yo soy la primera que le tiende una mano, y le dice, no te escondas, no tienes lepra, simplemente a un ocupa, que te está dando guerra, plántale cara, te ayudare en esta batalla, nunca pienses que estas solo, pues somos muchos veteranos, los que quieren que aprendas, lo que es caminar día a día, con esta enfermedad jodida. Mi mano la tienes…………………..agárrala si quieres.

 

 

 

DESPERTO

En silencio en una habitación,

 morirse a Dios pedía,

 a su esposa dio de lado,

 sin saber que la quería.

Mas Dios le ilumino,

 y le hizo ver la vida,

que tenía por delante,

 si saber luchar sabía.

Pero el descubrió,

que vivir no quería,

que no tenía fuerzas,

ni por quien luchar debía.

Leyó un día mi página……

en la que tanto yo escribía

y comprendió mi lucha,

saber vivir el día.

Mas mi mano no tomo,

 ayuda no quería,

vivía solo esperando………..

 que la muerte vendría.

Se dio cuenta entonces,

que párkinson no le mataría,

 pero solo como estaba,

 la muerte para el pedía.

Mas tuvo suerte en la vida,

 su mujer de nuevo volvía,

decido luchar……..

 por ella viviría.

 

 

 

 

 

III

Lo que me duele en este mundo, es ver como mis padres sufren, y dicen una y otra vez, que porque no les toco a ellos. Van envejeciendo, como va pasando el tiempo, se que por mi están sufriendo, un sufrimiento en silencio, que culpable de él…………….yo me siento. Quiero que sepan, que no sufro, que soy una luchadora, lucho como mi abuela lucho un día, nunca se quejo, y mira que esta enfermedad es jodida, hoy la admiro aún más, ellos saben que mi cariño hacia ella fue inmenso, aún recordarla hoy, una sonrisa se dibuja en mi rostro, un rostro que también va envejeciendo. Muchas veces se preguntan, porque me toco a mí, me toco porque era mi destino, y tal vez, se lo mandaron a la más fuerte, a la que le plantaría cara, y no se encerraría en casa, a la que sacarías sus garras y lucharía contra él. Quiero que sepan, que me encuentro muy bien, aunque si he de ser sincera, lo que más me cuesta en esta vida, es los kilómetros que me separan de ellos. El tiempo va pasando, y yo sigo luchando, quiero disfrutar de todo lo que me rodea, quiero que el mundo sepa, que su  hija, nunca arrojara la toalla, pues llevo los genes, de dos luchadores natos, que ante la adversidad, siempre juntos saben luchar, gracias por enseñarme a tener coraje y ser una luchadora con esperanza de que esto algún día paren, gracias a ustedes……………..mis queridos padres.

 

 

 

 

HABRA UN NUEVO DÍA

 

Hay quien camina en la sombra,

 ajenos a la luz del día,

sin disfrutar del placer

de vivir todavía.

Son aquellos que en penumbra,

en silencio por la vida luchan,

sin dar por perdida la batalla,

 esperanzas tienen muchas.

Miran al cielo y preguntan,

¿cuándo llegara un nuevo día?,

 para que termine la oscuridad,

 en la que estoy perdida.

Mas una mano encontraras,

 en esa oscuridad temida,

 es mi mano que te tiendo,

pues la lucha no está perdida.

Pues son muchos los que luchan,

en silencio investigan,

para que dejemos la penumbra,

 y volvamos a tener vida.

Mientras tanto busca ayuda,

para ver la luz del día,

 pues contra tinieblas y vendaval.

 hay quien lucha todavía.

Tengo recuerdos, recuerdos de mi niñez, actualmente vivo en Sevilla, pero solamente soy hija adoptiva. Mi infancia transcurrió, en mi pueblo.

 

Que poca gente te conoce, o ha oído tu nombre, un nombre complejo, HERRERUELA te llamas, ese es mi pueblo. Pueblo como los de antes, que parece que por el no ha pasado el tiempo, pero en mi memoria quedan, calles empedradas donde un día jugué, una plaza sin fuente, pero lo que más ha cambiado en mi pueblo……………..es que el turismo ha llegado también, turismo rural como tiene que ser. Pero qué decir de ti, que tanto me acuerdo aquí, echo de menos, el andar por las calles, el hablar de mi gente, el no ver a mis padres, hasta aquello insignificante, como es oír a las cigüeñas, cuando hacen ruido en la torre, esas aves que aquí no veo, y que tantas ahí allí en mi pueblo.

Pero tengo suerte, de vez en cuando……………..voy a mi pueblo, vuelvo a pasear por sus calles, calles que viven en mi recuerdo, falta tanta gente, gente que echo de menos, que también se han convertido en emigrantes, casi sin saberlo, aún recuerdo aquellos días, de finales de agosto, cuando no había tantos coches, todos los que emigraron, acababan sus vacaciones, y en autobuses, repletos de gente………………de nuevo el pueblo dejaban, aquellas tardes de lagrimas, lagrimas de unas madre o abuelas, que nuevamente adiós decían, a esos hijos o nietos, a los que en un año no verían, y para consolarlas le decían: no llore…………………un año pasa pronto, y de nuevo en agosto, estaremos con ustedes. Pues sí, en agosto el pueblo crecía, los que se fueron, a él volvían.

Yo vuelvo cada vez que puedo, pues al amanecer del día, en compañía de mi padre, su amigo Félix, y como no de mi querido Javier, tomamos las cañas, y cuando aún no se ve, en esos inviernos duros, cuando el reloj marca, unas temperaturas, que en esta Sevilla no he llegado a ver, emprendemos el viaje, esperando que algún pez pique y a casa nos lo podamos traer.

Si paseas por mi pueblo, te asombrara ver, como el buenos días te darán sin conocerte, parece que no paso el tiempo, pero si………aún recuerdo las pisaeras del pozo corral…………….por las que muchas veces, cuando el arroyo corría, con una agilidad salte, eso sí ha cambiado en ti y también he de ser sincera en mi, en ti que ya no tienes pisaeras, en su lugar un puente hicieron construir, y en mi que ya no soy la de antes, y aunque estuvieran aquellas pisaeras, por ellas saltar no podría, pues cada vez me cuesta andar más, y el saltar………..sonrío, no recuerdo cuando lo hice por última vez, pero que importa si no salto, ni corro, lo importante es…………… que a ti vuelvo para estar con los míos.

Si quieres conocer mi pueblo, a el seguro que volverás, pues la gente te atrapa, con su gentileza y educación, gente como la de antaño, que no tiene mal corazón, desde aquí te invito a que conozcas aquella región, y como no hacer propaganda, de mis vecinos……………de mis amigos, que se fueron un día, y a mi pueblo regresaron, construyendo una hospedería. Desde aquí te digo, que vayas a mi pueblo. ¿Dónde dormir preguntaras?…………….en la casa rural, Hotel rural Sierra de San Pedro, http://www.hotelruralsierradesanpedro.es/inicio.html, teléfono 927 371 641…………………donde tras las puertas, un mundo nuevo se abre, allí olvidaras el estrés y sabrás lo que es el buen comer.

Hasta mañana querido pueblo, dormir toca ahora, soñare que de nuevo estoy en tus calles, y que por ti y por mí no ha pasado el tiempo.

 

LA FLOR

 

Entre el romero y el tomillo,

entre la encina y el alcornocal,

rompe el verde del campo,

ya nació la flor del jaral.

Blanca como la nieve,

frágil como el cristal,

belleza inigualable,

 orgullosa la exhibe el jaral.

 Pero que poco tiempo

la jara a su flor puede mostrar,

 el más ligero viento,

                       sus pétalos hizo volar.

                                                              

 

A TI VUELVO

 

Ya huele a tomillo,

 ya huele a romero,

ya te diviso flor de la jara,

ya está cerca mi pueblo.

Cantillana quedo atrás,

el molino ya estoy viendo,

 el cruce me saluda,

la cigüeña viene a mi encuentro.

Qué alegría siento……….

cada vez que a ti vuelvo,

 pues en tus calles me parieron,

 y eso si que se lleva dentro.

Ya no están los de antaño,

 aquellos que me quisieron,

 que me dieron su cariño,

mis queridos abuelos.

Pero quedan mis padres,

sobrinos y hermanos,

 mis queridos tíos,

 mis primos hermanos.

Que sensación mas grande,

Herreruela cuando a ti vuelvo,

cuando todos me saludan,

por las calles de mi pueblo.

 

Muy importante para mí, mis hermanos, son como mis almas gemelas, con las que compartí tantos y buenos momentos, que parece incierto, que aquello que parecía que nunca llegaría, hoy está ocurriendo. Aquellos niños que disfrutaron, simplemente por el valle corriendo, aquellos niños van envejeciendo, pero recuerdan aquellos días, que juntos vivieron.

A lo lejos se empieza a escuchar algún ciervo, ya esta anocheciendo, y en el silencio de la noche, los que viven en la mancha, pasean por el valle…………donde los niños jugaron hace tiempo.

Aquellos niños……..con los que compartí mis juegos, con los que me escondí entre los juncos, con los que busque grillos, saltamontes, y tantos bichejos más que encontramos en el monte, monte de jara y alcornocal, alguna encina a lo lejos, y destacando el pinar, dividiendo en dos aquel olivar, que desde el cortijo se divisaba, una imagen para nunca borrar.

 Todos son recuerdos, de aquel paraje natural, que en sierra de San Pedro está, y como nombre lleva puesto, Aceitunilla, no Aceituna que al lado esta, aquellas viejas tierras………….siempre nos recordaran, como yo recuerdo aquellos niños……………….que si hoy los viera, no sé si sabría reconocer en ellos, al niño Andrés, a mi querida María, a la siempre mandona Sol, y a la pequeña Beatriz, aquellos niños también crecieron.

Ya canta el gallo, el sol va saliendo, mis hermanos se levanta, será un día de juegos nuevos, son recuerdo imborrables, que de ustedes queridos hermanos tengo, pero no teman, aunque mi mente no recuerde como antes…………………….a ustedes los tengo………en el sitio que dirige mi vida, que late por mí las veinticuatro horas del día, y comprende porque hay os tengo, pues cariño de unos hermanos, muchos quisieran tener, como yo lo tengo.

Aún hoy, mi rostro dibuja una sonrisa al recordar, aquella tarde. En la umbría a lo lejos………………entre jara y alcornocal, unas niñas muy locas…………..no dejaban de jugar, seguidas por un grupo de adultos y pequeños. Las dos niñas……….blancos su vestidos, sendas llevaban, cubriendo sus pies, chanclas del dedo calzaban. Miran para atrás inquietas, descubriendo………….que el grupo que las siguen…………….se acerca. Se cogen de la mano, y salen a la carrera, llegan a un muro alto………………..la mayor cuenta hasta tres y tira de la pequeña, lo que ella creyó, un manto de verde hierva, tiño de negro sus vestidos, la hierba fue traicionera……………pues bajo su manto verde, no había fina tierra, quedaron atrapadas las niñas, en un negruzco fango, cuando por fin la pequeña abandono el fangal, miro para atrás y vio como su hermana, su zapatilla buscaba, bajo el fango negro, que su cara ya manchaba, por fin encontró lo que desesperaba buscaba. Tomo de la mano a su hermana, y en un riachuelo intentaba quitar el fango que cubría sus vestidos blancos. A su altura llegaron, las que tras ellas habían caminado, cuando las vieron de esa guisa, no pudieron aguantar la risa. Al regresar a casa, su madre las regañaba, ¿Por qué teníais tantas prisas? a la mayor preguntaba, a lo que ella le respondía con salero y gracia, íbamos a coger membrillo, somos pequeñas y no queríamos que como siempre, las adultas los mejores cogieran y para callar nuestra boca, los pequeños a nosotras dieran.

La pequeña era yo, y aunque no corro hoy, sonrió al recordar, que cuanto corrí con mi hermana mayor, tras hacer esta alguna trastada de la que siempre me culpaba. Gracias querida Emi, por el cariño que me tienes, quiero que sepas, que entonces no eras un ejemplo a seguir, pero esta que te escribe………..tu hermana, admiración y cariño…….desde pequeña………siempre tendrá hacía tú.

LA COMETA

 

El viento la hizo libre……….

y libre la voló hasta el cielo,

más miro a la tierra,

y vio que la echaba de menos.

Intento regresar pero no pudo,

 más el viento al verla llorar,

soplo fuerte para poderla……………

a la tierra regresar.

 Más no cayó en tierra…………

cayó en agua de la mar,

que viendo su tristeza,

en una ola la hizo galopar.

Un niño miraba al cielo

para ver si volvía………….

la que el viento se llevo,

                           a lo lejos no veía

Pero miro al mar,

y vio con alegría,

como su cometa,

hacia el volvía.

Luchaba contra el viento,

que nuevamente para él quería,

pero la mar en sus olas,

 con coraje defendía.

El niño extendió su mano,

y la ola le sonreía,

y antes de desaparecer,

la comenta en sus manos ponía.

 

Además tengo la suerte de tener un hermano, mi cómplice de juego, que aún hoy, que apenas nos vemos, se que en la distancia, me sigue queriendo.

Hoy te digo: eres especial, se que nunca me fallaras, aún en la distancia, cada día te haces notar. Me haces saber que estas ahí, que en cualquier momento que te pueda necesitar, estarías junto a mí.

Fuimos amigos de juegos, cómplices en fechorías, pero tú siempre eras culpable, hasta de pequeño me protegías.

Junto a ti, cogí grillos……saltamontes, siempre unidos en esta vida.

Estas en la distancia, pero de mi necesitas saber cada día, al terminar tu jornada, el teléfono coges, para ver como he pasado el día.

Te quiero tanto querido hermano, que gracias te doy hoy, por quererme tanto, por saber que no has cambiado, que mi compañero de juegos, en cualquier momento está a mi lado.

Cuantos quisieran tener, una unión como tenemos los cuatro hermanos.

Nuestros padres nos enseñaron, a ser una familia unida, ejemplo nos dieron, el cariño que ellos siente hacia sus hermanos.

Pero lo nuestro es diferente, somos cómplices, desde que juntos jugábamos, habiendo pasado los años, que suerte de seguir siendo cómplices mi querido hermano.

Travieso como ninguno, cuantas fechorías, cuantas travesuras, hiciste querido hermano, pero eres noble, trabajador como el que más, se que para mí, siempre tendida tu mano estará.

Me quieres me dices cada día, quiero que sepas……….que tus fuerzas me transmites, que seguiré luchando. Estábamos unidos desde siempre, pero ante la adversidad, nuestra unión ha crecido, y tenemos la complicidad, que teníamos de niños, unos niños que crecieron y el cariño que se tenían ya desde pequeño, lo han conservado y aún hoy sigue creciendo.

                                                                

EL SEDAL QUE SE ROMPIO.

Mi pescador amigo del alma,

que por una verdad incierta…………te fuiste,

mi corazón esta triste, mi alma desierta,

la caña con sedal………….ya no hay pesca.

Que injusto fue el mar,

en una tarde de charla fresca,

en que todo era verdad,

mi alma mas desierta.

Abrí mi corazón…..roto por el dolor,

de haber perdido,

por lo que luche,

entre aguas de cautivo.

Mas mi boca nunca dijo,

una verdad incierta,

y que si hay que tener un castigo,

a Dios pongo por testigo.

Mas no me importa los que fueron,

si no tu amistad conmigo,

que hoy te echo de menos,

y pescar contigo no he podido.

 

Y la más pequeña, que llego cuando nadie la esperaba, mi querida Pilar, jamás olvidare el día, que la noticia me daban, lo recuerdo perfectamente, cuando me dieron la noticia de que, encamino tú estabas.

 El cabreo de Emi, difícil adolescencia, catorce años cumplidos, cuando a tu cuna se asomo, y dijo que niña más fea………seguidamente me asome, y vi a la niña más bonita…….que con sus grandes ojos me miraba.
Mi querida Pilar, mi hermana pequeña, que aunque la distancia es mucha, cada día te siento más cerca. Tu cumpleaños se acerca, aquella niña bonita, es una mujer perfecta.

Que belleza perfecta, tu rostro bien dibujado, como si el mejor pintor, en un lienzo te hubiera estampado.

Pero lo más bello……lo tienes en tu interior, que late día a día, desbordado cariño amor y alegría.

Gracias por el apoyo que me das cada día, por hacerme saber…..que los kilómetros desaparecen, si te necesito algún día.

Hasta aquí he llegado, y unas palabras te he dedicado, son pocas……….pero quiero que sepas, que para mi eres perfecta, eres la niña a quien tanto pasee, a la que quiero con locura, y felicitarte no olvide, aunque lo hago días antes……..de la fecha que marque.

Gracias Pilar, por todo lo que me has dado, pero gracias te doy………por el cambio que en el amor has dado. Encontraste a tu alma gemela, y viste lo que es el verdadero amor, lo que una mujer merece……..de aquel que dice………que la quiere más que a su vida. Gracias Ramón simplemente por hacerla feliz cada día.

He decirte que tenía miedo, hasta que apareciste en su vida, muchas noches suplicando, que Dios abriera sus ojos, y viera lo que verdaderamente era ser amada.

Le dije a Dios, que mi vida daba, si aquella rosa………….no se marchitaba. Como respuesta me dio, un nuevo jardinero, a su vida envío. Mas mi vida……… se sigue apagando, pero que alegría, ver a mi hermana florecer con alegría.

Y a ti jardinero, no encuentro las palabras, por mucho que busque, no las encontrare, pues hiciste realidad mi sueño, que mi rosa floreciera, feliz y enamorada, gracias te doy, jardinero, sigue cuidando de ella, que yo en silencio, una plegaria de agradecimiento, a Dios envió en este momento.
Ya puedo dormir tranquila, sabiendo que estas con él, que el jardinero mas bondadoso, cuida tus pasos, en mimos se deshace, no tengo palabras, que valgan tanto, como vale él.
Mi querida Rosa, que del mismo rosal te vi crecer, hoy soy feliz al contemplarte, sabiendo que eres cuidada por él.

 Te dije que el amor era maravilloso, que abrieras los ojos, para encontrarte con él.

 Te quiero mi pequeña rosa, cada día más hermosa, se feliz junto a él, te deseo tanta felicidad, como la que yo tengo, junto al jardinero que día a día, me da fuerzas y ánimo para seguir viviendo.

Hay un sitio, que peso al paso del tiempo, hoy recuerdo con cariño……………….aquel internado donde un día estudie, no olvido a mis compañeras, pues una gran amistad con ellas coseche.
Hace años, reuní a mis compañeras de clase, y volvimos juntas a pasear por aquel internado, y me di cuenta………de la belleza que lo rodeaba, zonas ajardinas, columpios, piscina, frontón, cancha de tenis, baloncesto, grandes árboles a la entrada, cubierto de un cuidado césped, donde muchas horas estudie, donde tumbada con nostalgia…………….echaba de menos a mis padres y a mis hermanos pequeños, pues Emi, mi hermana mayor también en el internado estudio…………………estábamos allí, no por haber sido malas estudiantes, si no porque mis padres, preferían vernos internas antes de estar en carretera todo el día.

 Ahora no es como antes, yo estaba el trimestre entero sin ver a mis padres, unos padres luchadores, que quisieron con todo el dolor de su corazón, que aprendiéramos, no quisieron cualquier colegio, quisieron el mejor, severo eso sí, pero nos dieron una buena educación, ahora comprendo a las que me enseñaron, me enseñaron además de leer y escribir, un buen comportamiento, el saber estar en cada momento. Pero cuando eres niña, no te das cuenta de que quieren para ti lo mejor, y no comprendes porque eligieron el colegio, a tantas horas de casa, echando de menos…………..en muchos momentos, el calor del hogar, el cariño de mis hermanos, y que a mis padres un beso no pudiera dar, pero por todo lo que……………..en el internado aprendí………….hoy os digo queridos padres, que hicisteis lo mejor para mí.
Aun me acuerdo de mis queridas compañeras, parece que las estoy viendo, empezare por la más mayor de la clase, mayor por unos meses nada más, espero no olvidar a ninguna, pues hace muchos años ya, que dejamos aquel colegio………………y cada una marcho a su pueblo, pero yo queridas compañeras, os tendré siempre en recuerdo, pues fueron muchos años compartidos, de buenos y malos momentos, de risas y llantos, de rezos y cantos, pues todo lo compartíamos, espero recordar todos los nombres y pensar que aquellos momentos vividos, no caerán en el olvido. Pilar Sánchez, Ana Amado, Claudia, Anastasia, Loli Molano, Petri Pato, Toñi Moreno, Rita Alvarado, Nati Acedo, Ana Corbacho, Ana Núñez, María José Delgado, mi desaparecida María José Cuadrado, María José Conde, Beatriz Casquero ( nuestra querida amiga Gori), María Ángeles Naranjo, son los nombres que aún están en mi recuerdo, no sé si alguna quedo en el tintero, espero reencontrarme nuevamente con todas ustedes en cualquier momento.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

IV

Ahora quiero hablaros, de un ser que creció junto a mí, un ser especial, fue mi primo Joaquín, que Dios se lo llevo, en un fatal accidente, dejando un gran vació, en los corazones de los que habían tenido la suerte, de haber compartido con él, tardes de paseos, de bromas continuas, el trabajar a su lado, el sentir el cariño de una persona, que pese al paso del tiempo, jamás será olvidado.

Te escribí esto querido primo, en tu………………

DECIMO ANIVERSARIO.

Eres el lucero del alba……….
al que le doy los buenos días,
el que más brilla………….
el que se marcho de nuestras vidas.
Un dieciocho de abril………
en una sala perdida,
los ojos que más brillaban,
para siempre se cerraban.
Luchaste como un jabato,
por agarrarte a la vida,
más el cielo te quería,
y esperar ya no podía.
Pues fuiste un enviado,
seguro que Dios te mandaría,
para que siguiéramos tu ejemplo,
de bondad y alegría,
fuiste ángel en vida,
y de la tierra partías.
Pero antes de marchar,
regalaste a otros vidas,
fuiste ejemplar………..
hasta en tu partida.
Diez años hace……..
que emprendiste el vuelo,
que el ángel más grandes,
nos mira desde el cielo.
Mi lucero del alba,
seguiré esperándote cada mañana,
para ver el brillo………
que veía cuando tus ojos miraba.

Como pasa el tiempo, aún recuerdo el día que de nuestras vidas te marchaste, miraba por la ventana……………….algo malo presentía, tuve una sensación, que algo de mi vida perdía, un escalofrió mi cuerpo recorrió, y en ese momento………………una lagrima de mis ojos nació, algo malo te sucedía, no te quitaba de mi cabeza, mi querido niño ¿qué te sucedía? …………tu vida se apagaba, y yo no lo sabía.
Te marchabas, pero no eras egoísta, mientras tu vida se apagaba, los médicos pronunciaban, donación de órganos.

No te fuiste del todo, aquí dejaste parte de ti, no sabemos donde están, qué más da donde estén, sus vidas salvaste.

Desde aquí os animo………….a ser donantes de órganos, cuando marches……………¿para qué llevártelos?, pues en una habitación del hospital, alguien reza………………para que lleguen ya, esos riñones, que nuevamente le hagan soñar, con agarrarse a la vida, tener una segunda oportunidad, tú te marchas, para que te lo vas a llevar, haz realidad su sueño, y deja aquí parte de ti.

Ojala fuéramos todos donantes, pues hoy es un extraño………………….el que está esperando, que le den un trasplante, y se agarre a la vida, con fuerza y coraje, mañana podría ser alguien de nuestro entorno, o tal vez tú o yo, entonces rezarías, para que el milagro existiera, y en esos momentos duros en el que ha un ser querido………………..has perdido, esos en esos momentos de dolor, decidas lo mejor………………..DONAR SUS ORGANOS, te sentirás orgullosa, al pensar, que algo de él………………..en otro cuerpo………………vive, y que aquí se quedo.

 DONA, PARA QUE LLEVARSELOS UNA VEZ MUERTO, SI PUEDES SALVAR, A  ALGUIEN QUE EN UNA HABITACIÓN AÚN CREE EN  EL MILAGRO……………………DE SU SALVACIÓN, NO LO PIENSES, Y SE TU EL QUE HAGA ESE MILAGRO REALIDAD………………..DONA EL TE LO AGRADECERA.

Pero hoy en día se marcha la gente, que te vio crecer, a la que le tenías cariño, pero la edad no perdona, y  cuando llega el momento tienen que partir, pero que dolor más grande siento cuando no la puedo despedir.

Mi querida Neme, cuantas veces oí de tus labios, el susto que te dimos, cuando mi madre a punto de dar a luz a mi hermano, te dijo que cuidaras de las niñas, y en un momento de descuido, habíamos desaparecido, yo tenía cuatro años y dos más mi querida hermana mayor, te vieron desesperada buscándonos, y alguien te comento, -¿van vestidas las dos de color fucsia?-; afirmaste con la cabeza, y el buen vecino te dijo: -deben ser las que desde el puente se ven, subidas en unas piedras, mirando dentro del pozo, pues dicen que una zorra cayó dentro-. Cuantas trastadas nos vistes hacer Neme, que no eras mi abuela, ni mi tía, no compartíamos el mismo gen, pero qué más da, que la misma sangre no corriera por nuestras venas, si lo que importa es………….lo que el corazón sentía.
El viernes vuelvo al pueblo, pero no, tu no estarás, emprendiste un vuelo………………..para no regresar, cuantas lagrimas he derramado, por no decirte adiós ese día, pero bien sabe mi Dios, lo mucho que te quería, y aunque presente no estuve en tu partida, un rezo mirando al cielo por ti lance aquel día.

Cerraste los ojos en silencio, tu rostro bondadoso……………seguro que sonreía, para que no sufrieran por tu partida, y cuando tu vuelo culmino, las puertas del cielo para ti se abrían. Miro al cielo en este momento, y le pido al viento ……………….que vuele alto, que vuele lejos, para que pueda decirte………………………que el cariño que te ganaste, por siempre acompañara mis días, pues olvidarte a ti aunque quisiera , eso no podría.

 

En plena navidad se fue un amigo, un luchador, por párkinson no vencido.

Navegando por la red, conocí a un ser especial, mi gran amigo, caballero de la triste figura, que leía mis relatos y me daba ánimos para no arrojar la pluma y seguir escribiendo. Él era, el que me avisaba, del comienzo de algún concurso para enfermos de párkinson. Antes de enviar el relato, el me daba el visto bueno, y me animaba, cada año me daba fuerzas para seguir escribiendo.

Este año es distinto, ya no puedo hablar con él, un parkinsoniano luchador en cualquier lado, siempre tirando para adelante, plantándole cara a párkinson.

Pero no es por un enfado, o porque la conexión a internet haya fallado. No es porque sea carnaval, o por que tenga reunión con un alto cargo.

Este año es distinto, este año he aprendido, que qué verdad es, que párkinson no mata, que otros no tuvieron la suerte de haber sido por el invadido.

Cuantas veces hablamos querido amigo, de que hay que tener esperanzas, en los que en silencio investigan. A los que hoy les digo, que tienen un gran aliado, que seguro que entre ellos, hoy esta paseando, revisando las notas que sobre las mesas van dejando, para ver si algo se ha pasado, para ver qué  es lo que ha fallado. El no es investigador, es un ángel que Dios a su lado llamo.

Si colectivo amigo, que a párkinson cada día nos enfrentamos, hoy en el cielo tenemos un gran aliado. Era maestro, en las aulas primero, después fue embajador, cruzo muchas fronteras.

Nada se le ponía por delante, y quiso ser pelegrino, acompañado por luchadores de párkinson, vi su alegría en videos y fotos, cuando su hazaña en la plaza de Obradoiro  había culminado, y junto  a sus compañeros luchadores, otro escalón en su lucha había salvado. Qué bonito recuerdo tendrán aquellos que marcharon a su lado.

Pero todo acaba en la vida, injustamente sin avisar, sin importar que tienes niños a los que criar y una esposa a la que amar.

Este año no hare un relato, este año dictare  una carta, que mis torpes dedos, bailaran en el teclado con gracia, y mi mente se relajara, pues el destinatario es alguien muy especial.

 

Sevilla uno de marzo de dos mil once.

Mi querido amigo:

No sé cómo empezar, pues es duro lo que te tengo que contar.

¿Te acuerdas de las tardes de charla en la red, en la que me decías?, algunos creen que por tener párkinson van a morir, lo que no saben que serán viejos, con el acuesta y conocerán a los que comienzan. Sonreirán al verlos, pues en ellos verán a su vivo reflejo.

Ahora es carnaval, mi querido gaditano, cuantas tardes hablando de comparsas y murgas, de aquel cuarteto que no te ha gustado y a cuartos ha pasado.

De que has llegado a Chile, a Argentina, a Uruguay, todo ello a través de la red, que emocionado estabas, y como sonreías el día que te dije, embajador de párkinson por el mundo, has cruzado fronteras, para tender tu mano al que comienza.

Cuantas manos tendidas, en este mundo has dado, sin importarte la raza, ni a quien se la has estrechado.  Yo tuve la suerte, de un día conocerte, después de muchos años, por fin pudimos vernos.

No te preocupes de mis ojos mojados, es el humo del algún cigarro, que ha pasado por mi lado, ni le eches cuenta a esta lagrima que por mis mejillas ha resbalado, es la alegría de decirte, que brindaremos algún día, porque los pies al ocupa han parado.

Pero yo brindaren en la tierra, alzare la copa muy alto, pues ha de llegar este brinde a un lugar sagrado. Mi brinde es especial, y la alegría no será igual, pues con quien debía de brindar, se fue de mi lado.

Aquí comienza el final y lo más duro que mi mente ha de dictar, mis dedos se vuelven torpes, por mis mejillas cascadas comienzan a bajar.

Que duro querido amigo, el cierre de esta carta, que  tus ojos no leerán, pues marchaste de la tierra en plena Navidad.

Mi querido Miguel que seguro que me veras de los cielo, aplaudiéndome estarás al ver que sigo luchando y ayudando a los demás.

Protégenos con tus alas, y vela por nosotros, parkinsonianos, grupo de luchadores, que de ti aprendieron, levantarse después de la caída, no mirar para atrás y caminar siempre hacía adelante. Que el pasado enterrado esta, y ellos vivirán, esperanzados lucharan, aprendieron de ti, a no encerrarse y siempre sonreír, al mal tiempo buena cara, para que no hable mal de ti.

Alzo mi copa al cielo, para brindar por ti, y con una sonrisa en los labios, entre sonrisa y llanto, entre alegría y dolor, te digo amigo mío, que tu vuelo emprendiste no por párkinson haber sido vencido.

Gaditano que me ves desde el cielo, esta carta la cierra, un sincero descanse en paz, amigo mío, que me ves desde las alturas, gracias por enseñarme………..que la batalla a la que me enfrento será cada día más dura.

Pero con lucha y esperanza, que importa a lo que me enfrente, si se que desde los cielos, me das animó para ser cada día más fuerte.

Gaditano de los cielos, andaluz de alas blancas, español defensor, de la luchar en la batalla. Sé que nos das fuerzas desde el cielo, animo al que arroja la toalla, para que la agarre fuerte, y sepa vivir con esperanza.

Hasta siempre querido amigo, parkinsoniano no vencido, pues párkinson no te venció, fue la maquina más perfecta la que acabo contigo.

            PREGONERO DESDE EL CIELO           

Ya canta el Falla,

el telón se levanta,

una voz desde el cielo,

este año es pregonero.

Puro arte gaditano,

de un parkinsoniano,

que luchaba en silencio,

y una chirigota lanza al viento.

La gloria divina,

grande ha hecho al cielo,

para que Miguel el gaditano,

forme un cuarteto.

Ya es carnaval en Cádiz,

y en el falla se está viviendo,

concurso de chirigota,

comparsas y cuarteto.

Pero este año en las alturas,

el arte gaditano………….

se oye por los cuatro vientos,

pues es carnaval gracias al maestro.

 

 

 

                         

 

                          V

Tengo unos amigos, a los que veo, no todo lo que quiero, ellos viven en un pueblo pesquero, son vecinos, pues en verano dejan la casa, para irse al apartamento.

Me gusta ir a la playa, allí nadie diría que párkinson me acompaña el resto de mis días.

Al amanecer del día, cuando el sol no aparecido aún, tranquila camina llena de bultos. Muchos la miran, asombrados,  observan que su paso es inestable, pero pasa de miradas, y del qué dirán, hace tiempo, que en silencio lucho, contra la enfermedad. Dirijo mis pasos, a la pequeña cala, que descubrí por casualidad, una mañana de tempestad. Pase días enteros, con mis cañas en mi cala, cogía navajas, me daba un baño, tomaba el sol, sacaba y tiraba las cañas. Al atardecer los barcos cargados………..regresaban de una larga jornada, que con un poco de suerte, cargado al muelle, para cargar furgonetas de pescado fresco y del mejor marisco también.

Yo termino mi jornada, jornada sin pescar, pero mañana temprano, a mi cala volveré nuevamente para lanzar las cañas y relajarme a la vez.

¿Pescadora sin peces?, qué más da si nada pesque, el día que en la cala yo pase, merece la pena, por lo relajada que a casa regreso.

Pescadores amigos míos, ya vendrán tiempos mejores, pero el solo relajarte junto al mar, eso no tiene precio, ni palabras para explicar, lo que en mi cala………..yo disfrute.

 

.CARMEN.

La Punta queda sin hombres,
sin barcos………sin botes,
noche cerrada, familias calladas,
el llanto de un niño el silencio rompe.

Pero tu naciste con el mar dentro,
pues desde la cuna sentiste,
la brisa que llega a puerto,
y noticias trae de mar adentro.

Los brazos que te mecieron,
que con cariño te cogieron,
fueron los de tu padre,
un gran marinero.

Que supo enseñar
a los que quisieron,
que fueron tus hermanos,
con los que jugaste hace tiempo.

Amor eterno juraste ante el altar,
aquel que tenía grandes sueños,
que hoy marcha a la mar,
en unión de un hijo vuestro.

Acostumbrada más que estas,
a la mar y al viento,
y en silencio pides,
que vuelvan pronto a puerto.

 

FATIMA

Quisiste ser gaviota………….
surcar muy alto los cielos,
pero tus alas no se elevaron,
tuviste que pisar suelo.

Miraste a la tierra,
bajaste como cometa,
el viento te mecía,
mas bajar rápido tú querías.

Tus ojos grandes divisaron,
lo que tanto habías buscado,
paraje más hermoso,
que nadie haya soñado.

Naciste libre como el viento,
la Punta te abrió los brazos,
para atraparte en sus redes,
mecida por las olas ahora tu duermes.

Aquella gaviota que nació libre,
libre como el viento,
hoy camina por la Punta,
pueblo marinero.

Donde todos la conocen,
por sus calles la han visto crecer,
sin saber que nació gaviota,
va creciendo para ser mujer.

Mi niña puntera,
Princesa un día te nombre,
sin trono ni corona,
que suerte verte crecer.

FORTE

Una luna llena,
reflejada en silencio,
en un agua en calma,
que os guiara en el sendero.

Miles de estrellas……….
en el firmamento,
y la que más brilla,
veras en la mar de nuevo.

Es el lucero del alba,
que anuncia la mañana,
el sol aparece,
acariciando tu cara.

Tuviste sueños de grandeza,
no querías ser………….
por siempre marinero,
tenias una meta, soñabas despierto.

Conseguiste ser patrón,
no sin sufrimiento,
hoy diriges tu vida,
hiciste realidad tu sueño.

El ancla se levanta,
atrás quedo el puerto,
y en el puente el patrón,
dirige el navío mar adentro.

PEQUEÑO PESCADOR

nacimiento fue,
en pueblo marinero,
creciste en él,
y en él está viviendo.

Correteas por sus calles,
en el frío invierno,
entrando el verano,
a la playa vas para vernos.

Los años van pasando,
y tu vas creciendo,
descubres sensaciones nuevas,
que tu llevas desde hace tiempo.

Pues el mar te acompaña,
desde la cuna y el nacimiento,
pues te sientes puntero,
de corazón abierto.

Mas algo diferente,
este año ha cambiado,
quisiste ser pescador,
no de mar adentro.

Si no con caña en el espigón,
aprendiste a ser………….
paciente pescador,
de la mar y el viento.

Con paciencia reservada,
con ilusión guardada,
no olvides lo que te enseñe,
cuando el sedal tirabas.

LIDIA

 

Sevillana de Sevilla,                 
que a la punta trajiste un sol,
nacido de tu vientre,
de un puntero se engendro.

Que ilusión más grande,
sintieron los dos,
cuando aquella niña hermosa,
de su vientre salió.

Una carcajada……………
de una niña que crece,
que engendraron sus padres,
y hoy viene a verme.

Descubro maravillada,
como la niña crece,
y una ola traicionera,
en sus aguas mece.

Ni en lienzo ni en tela,
pintor alguno plasmo,
belleza inigualable,
en óleo nunca se pinto.

Mi pequeña puntera,
mi niña marinera,
que la playa te espera,
para ver como tu padre a tierra llega.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

VI

Ahora hablare de los que me tendieron su mano, cuando a Sevilla llegué

Parece que fue ayer……………..cuando a esta Sevilla eterna llegue, pero ha pasado el tiempo, y aquella jovencita que llego, a una ciudad en la que no conocía a nadie, esa jovencita, hoy veintidós años después, conoce Sevilla, la conozco como debe conocerse una ciudad, a pie.

He madurado junto a Javier, y sembramos una semilla, que una adolescente es, mi querida Beatriz, se va convirtiendo en mujer.

Amigos muchos encontré, mi querida Macarena, Carlos, mis niños, y el gran amigo de Javier, Salgue, que se caso y gran amiga mía es su mujer Mari Ángeles, a sus hijos también les tengo un gran cariño, y tantos otros amigos……………………..
Trabaje duro, en Registro muchas horas eche, pero me alegro, pues mucho aprendí y grandes amigos conseguí, a los que sigo viendo, pese a estar jubilada ya, pero dieciocho años trabajando, a mucha gente conocí tras aquella ventanilla…………………que hoy recuerdo con cariño, pero no añoranza, pues necesitaba descansar y disfrutar mientras tenga autonomía.

 Gracias Sevilla, por haberme acogido y dejado pasear por tus calles descubriendo cada rincón …………..rincón con olor a jazmín, tus calles con el olor de naranjo. Dividida en dos, por las orillas del rio, a un lado Triana………….donde una virgen me atrapo, morena como gitana, tu gran belleza me embrujo, Virgen Marinera, que te tengo en mi corazón, no me abandones nunca, y haz el milagro…………………..para que mi dolor acabe, que alguien descubra como pararles los pies a esta enfermedad, de la que muchos no saben su maldad. En la otra orilla, tu orilla Sevilla eterna, que gran belleza la tuya, tanta belleza como la tuya……………………..cuantas quisiera tener.

Parece que fue ayer, cuando por la calle Pureza encaminaba mis pasos, era la primera vez………..que aquella calle pise, calle estrecha, aún algún portalón de los corrales que antaño tantos había en esa Triana, que no deja de sorprender al visitante que por sus calles camina. Han trascurrido veintidós años, cuando la capilla de los marineros visite, antes Javier quiso que viera a la virgen…………….que tanto oí hablar de ella, pues en Cáceres, tierra que me vio nacer, la Macarena y el Gran Poder, de ellos hablar muchas veces escuche…………pero nunca de una virgen morena, de belleza gitana, marinera capitana, de ella hablar nunca escuche.
La primera vez que la vi, me cautivo su belleza, y un gran amor hacia ella………aquel día sentí. Esperanza de Triana, madre suprema, que cada madrugada…………siete horas esperaba para verla, sentada frente a la capilla, con emoción y espera, para ver como su palio a Pureza asoma, el silencio es roto, por los que allí esperan, más yo lo que sentía………eso expresar nunca pueda, no te vitoreaba, simplemente te admiraba y en silencio te rezaba. Pero hace catorce años………que falto a la cita de esa madruga, pues algo cambio en mi vida…………que esa espera que antes hacía, hoy en día no pueda.
Pero esta hermana de mi virgen trianera, en silencio le reza, aún sin poder verla, que sentimiento más grande………………nació aquella lejana tarde en Pureza, y con ilusión espero………..que alguna madrugada este de nuevo ante ella.

¿Quien camina junto a mi……………en los peores momentos?, ¿quien me hace sonreír, aunque llorando este por dentro?. Eres tu fiel compañero, al que tanto amo……al que tanto debo, al que quiero con locura, aunque transcurra el tiempo fuerte unión la nuestra, aquella que nació al pie de un altar, una tarde de noviembre, hace veintidós años ya. Aquellos jóvenes que éramos, a la vida nos enfrentamos, con sabiduría, y fortaleza, esa que te dan los años. Todo no es un bello camino de rosa, también alguna espina nos clavamos, que con cariño y sin dolor, uno al otro nos quitamos.

Con unión y fortaleza, ante la enfermedad nos enfrentamos, sin verle la cara mala, van pasando los años. Ante la adversidad, plante cara y no arroje la toalla, ¿sabes por qué?, simplemente……….porque tú sigues a mi lado.
Solo pido una cosa, que me dejen seguir de la vida disfrutando, que cuando ya no pueda ser feliz, que no me dejen estar aquí, no quiero ser una carga, mejor marchar a tiempo, y no tras largos meses de sufrimiento, pues yo no quiero que lo pases mal en ningún momento.
Te quiero Javier, gracias por ser la persona más maravillosa…….. por ser mi alma gemela, por hacerme feliz, y darme vida en cada momento.

VII

Estos son relatos que escribo cuando tengo un rato.

ESPERANZAS DE GANAR LA PARTIDA

María observaba en silencio…………………………..desde hacía ya tiempo, no lo había comentado, pues siempre hablo con respeto, y creía que su comentario…………………….se haría fuera de tiempo. Pero un día no pudo más, y decidió a su mamá preguntar: -mamá ¿te has dado cuenta…………………que la abuela no deja de tiritar?.-Si cariño, yo también la he observado, por eso mañana al médico la llevamos.

-Seguro mami………………que le dice que se abrigue más, para que así deje de tiritar. Cristina sonríe, por la ocurrencia de su hija, que pese a tener seis años, ella se había dado cuenta, que en la abuela algo había cambiado. María está nerviosa, la profesora lo ha notado, por lo que le pregunta: -María ¿te sucede algo
-Seño, es que mi abuela ha ido al médico, estoy deseando llegar a casa, para saber que le ha dicho, para que deje de tiritar.

La profesora sonríe, pues se imagina que el diagnostico es el mismo………………..que hace ya meses, a ella le han dado. Ella no tiembla, ella es rígida y lenta………………pero sabe lo que es luchar, porque ella ha decidido, hacer de la lucha su batalla, no dejarse acorralar, pues ella prisionera de él nunca estará.

Coge con cariño a María, y le dice al oído: -dile a mamá y a la abuela, que pase lo que pase, siempre juntas han de luchar.

María la mira, y le dice: -seño, ¿ yo también puedo luchar?-Claro pequeña, cuando seas mayor, habrás aprendido……………………lo que tu abuela, tu mamá y tu seño lucharon en estos momentos.

Como ha transcurrido el tiempo, María recuerda aquellos momentos, y sonríe, pese al diagnostico que le han dado, no saben si es genético, pero a ella párkinson también le han diagnosticada.

Aprendió de ellas, lo principal, luchar, luchar con esperanza y no arrojar la toalla. ahora le toca a ella, enseñar lo que un día observando en silencio y en años, aprendió de unas mujeres contra la enfermedad luchando.
Decirle a todos, que hay quien camina con paso firme por la vida, sin miedo a tropezar, y tener una caída, otros caminan con esperanza e ilusión, y para no tropezar, con paso lento y firme hacia el futuro miran. Para que caminar deprisa, si puedes hacerlo despacio, disfrutando y observando lo que te rodea, no por tener párkinson tienes que ser prisionera, para que todos te olviden y el títere que te afecta dirija las cuerdas y de ti haga una marioneta. María ha decido, tomar al toro por los cuernos, y luchar, ya no por ella, sino también por aquellos que prisioneros están.

 Cuando conoce alguno les dice:

 -No seas prisionero de tu hogar, ¿te condenaron por tener esta enfermedad?…………………has tenido suerte, pues no mata y contra ella puedes luchar. Nunca seas prisionero, sin juicio final, a él, a nuestro ocupa, le queda poco tiempo, pronto habrá un juicio, y lo condenaran. Su condena será sencilla, tal vez no lo mataran, quiero que tengas esperanza y pienses como yo, que la investigación sus frutos ha de dar, seguro, que no falta mucho, para el juicio final.

Pero no todo el mundo planta cara, otros simplemente………….arrojan la toalla, y además de prisioneros, se han vuelto sordos, y a María no quieren escuchar, han perdido la esperanza, se han vuelto pesimistas, y al mundo la espalda dan. Ya han pasado catorce años, desde que María con párkinson está luchando, ayuda al que puede, o al que se deja, y a ellos les comenta:
-yo también fui injustamente condenada, no tenía treinta años cuando el mazazo me daban, pero aquí sigo catorce años después, plantado cara y ayudando también, a los que comienzan, para que ellos vean que sigo viviendo, luchando y esperanzadora, con los avances que con párkinson están teniendo.
Ella escribe en silencio y piensa -tal vez nunca seré finalista de un relato, pero me siento ganadora, contra la lucha de párkinson, porque él no me vencerá, pues desde pequeña, aprendí……..lo que es la lucha, si algo quieres conseguir-.
Ella ha vivido ya la lucha contra este ocupa, y muchas veces ha oído, de alguien que por tener la enfermedad, le dan la espalda a la vida, se encierran, no quieren que nadie le tienda la mano, qué más da que sepan de esta enfermedad, ella no la oculta, y le da igual, las patadas que le den por detrás, ya pasa de comentarios, y el miedo al qué dirán. Madruga todos los días, mientras el lucero del alba dormido aún está, no duerme mucho, piensa que así puede hacer más cosas, sabe perfectamente que el dormir esta unido a párkinson, pero prefiere esto último ignorar, y piensa que madruga, para los buenos días dar, a ese lucero del alba que esta asomando ya. A lo largo de los años, ha conocido cantidad de gente, en los foro, en los chat, y en la asociación también. A esta última acude, sin miedo haber como la enfermedad ha avanzado por los mayores, ellos sonríen de ver lo bien que esta, los ánimos que les da. Pero a la asociación llego un día, José, el que tantas veces en unión de su abuela, sus sevillanas escucho, y juntas pensaron, que maravillosa voz. Se sienta junto a él y le dice:

 -sevillanas como las tuyas……………………que difícil de cantar, pero que sentimiento más grande y con qué elegancia……………..un poema convertías en canción, quien me iba a decir a mí, que un día……………….. el que tan mágicamente cantaba, yo lo conocería, y en él un gran amigo encontraría.

 José deposita un beso, y sonríe, pues ha decido luchar, él como muchos más, tras pasar las puertas de la asociación, dejan atrás el pesimismo, y en ellos nace algo diferente, algo grande, y es la lucha que ven en los compañeros, que muchos años esperanzados, aún hoy siguen su lucha, pues saben que todo tiene un fin, por ello, han decidido seguir, plantándole cara a la enfermedad, que para ellos es una dura batalla, que tendrá un final victorioso, y el mundo conocerá, que a párkinson han derrotado ya.
María se caso y se marcho a la ciudad, hace veintidós años ya, pero un día que fue a su pequeño pueblo,( pues su familia allí sigue viviendo) se encontró a Emma, hermana de su amiga Cati, al verla le pregunto:
-¿que tal estas?¿es verdad que tienes párkinson?, mi madre también lo tiene…………..
Aquella noticia ya la conocía, pues su madre un día, por teléfono, se lo había contado. Miro a Emma, y con la sonrisa que nunca de su rostro desaparece, le contesta:
-lucho a diario con la enfermedad, y tengo tanta esperanzas, que intento transmitir a todo el que puedo.
Emma con tristeza la mira, María sabía perfectamente, lo mal que lo estaba pasando, pues para la familia, no es fácil aceptarlo.
-¿Puedo ir a ver a tu madre?.
Y esa tarde, va a ver a la señora Mercedes, ¿quien le hubiera dicho a María, que aquella señora que tantos consejos le dio, un día ayuda a ella le pediría?.
Cuando llego a su casa, sus tres hijas la acompañaban, así como su marido, fiel compañero y animándola en cada momento. Se sentó, y comenzó a conversar con ellos. Tenían tantas dudas……………tantas preguntas sin respuestas, los cambios de humor, las alucinaciones, el cansancio, el pesimismo, María les contesto:
-todo va de la mano de párkinson.
Estuvo mucho rato con ellos conversando. Mercedes, no podía ir a la asociación, pues las más cercana a unos ciento veinte kilómetros estaba.
María cada vez que va a su pueblo, saca un momento, para ver a la señora Mercedes, sabe que le gusta conversar con ella, algún consejo le da o un truco que ella ha aprendido, en su segundo hogar……….. la asociación.
Que pena, que aquellos que viven en los pueblos alejados de las ciudades, no puedan tener una rehabilitación.
María piensa con tristeza, la promesa que alguien le dio, no da nombres ni detalles, pero tuvo una conversación, con algún representante……………………del pueblo, que su voz alza, en un parlamento, le prometieron aquel día, ayuda para párkinson. Simplemente lo que pedía…………………..era que los hospitales tuvieran rehabilitación, pues se ha demostrado, que los enfermos mejoran, o al menos plantan cara y no empeoran. Palabras bonitas tuvieron aquel día, pero que pena, que sus promesas………………quedaron en eso, simplemente en bellas palabras.
Se encuentra en el hospital, pues ha llegado el día de la revisión, y mientras la llaman, piensa como han trascurrido los años. Ella piensa que tiene que tener esperanzas, al futuro más inmediato, pues sabe de más, de que alguien, después de sus horas laborales, siguen por los parkinsonianos luchando. Ellos son jóvenes profesionales, que sin pedírselo nadie, a horas intempestiva, siguen por los enfermos investigando.

 Sale de sus pensamientos, un señor mayor se sienta a su lado, lo ve triste, y de repente le está contando
-fíjate hija me han diagnosticado párkinson, a mis setenta y cuatro años, me han dado un mazazo. Ve como una lagrima………………por sus mejillas comienza a bajar, lo acompaña su hija, quien intenta consolarlo, María viendo que no lo consigue, lo mira con una sonrisa y sus manos deposita sobre las del anciano, con la dulzura que siempre la acompaña, lo mira a sus ojos, y le dice: a usted le ha dado una tregua, le ha dado años, y ha tardado en conocerle…………..el anciano, la mira y le pregunta:-¿conoces esta enfermedad? María sin soltarle de las manos, lo mira y sonriendo le dice:

 -conmigo camina desde hace catorce años, no tenía treinta años cuando me lo diagnoticarón y aquí me tiene contra el luchando. Usted tiene que sacar fuerzas, y plantarle cara a párkinson, pues el que no lucha pierde, creo que usted, luchará, quien sabe si algún día, en el campo de batalla celebremos victoriosos, la derrota del parasito que junto a nosotros está caminando. Ve como el anciano sonríe, y un brillo especial en su rostro tiene:- gracias por hacerme ver, que el que lucha, aún tiene una posibilidad de ganar esta partida.

Se acerca a María, y con cariño un sonoro beso deposita en su mejilla. a familia le da las gracias, por haber conseguido, que de un perdedor haya hecho un luchador, que dejara la guarida, y se enfrentara al mundo, con esperanza en el futuro.
Sale del hospital, va contenta, todo sigue igual, son buenas noticias, pues el ocupa…………….a ella no ha podido controlar.
En el autobús va pensando, en su ahijado, sonríe al recordar, el martes pasado, cuando en su casa comía, al verla tomar las pastillas, le pregunta.

 también estas malita? yo estoy resfriado, ¿tú también?.

-Si estoy malita, no, no estoy resfriada, yo tengo párkinson…………..

 -¿Qué es párkinson?.

María sonríe, y piensa como explicarle a Carlitos, a su tres añitos lo que es párkinson, lo mira y le dice:

 -esto es párkinson (María se pone a temblar, como si fuera un flan y al momento se queda rígida, imitando a una estatua).Carlitos la imita, y suelta una carcajada, María lo coge en brazos, y en esos momentos ve que la vida sigue………………..aunque tenga párkinson.

Siempre con una sonrisa, hay que dar ánimos………al que comienza hacerle ver que el que lucha……………..puede mover ficha y ganar la partida, al que lucha darle fuerzas, y transmitirles que el final está cerca, y al prisionero, decirle que deje ya su encierro, por eso María, ofrece su mano, para que deje su prisión…………………y junto a ella, hacerle ver, que puede ser el ganador, pues no hay papeleta, ni muro de prisión, en el que ponga su nombre, junto a la frase, tu eres perdedor.

ADMIRACIÓN A UNA CALE-

Viven en su mundo, entre ratas y cartones, entre basura acumulada. Es el poblado de chabolista más antiguo, que día a día va creciendo. Promesas no cumplidas, que nos hizo el ayuntamiento, la promesa era sencilla, El Vacie desaparecería, pero no dijo cuándo. El poblado crece, cada día hay más gente, más robo en el barrio.

 He de decir, que como sucede entre los payos, también existen gitanos buenos y malos. Sin ir más lejos, mi gitana…………….que con cincuenta años que tiene, once hijos a sus espaldas, contando el más pequeño, siete años, abuela de trece nietos, luchadora como nadie, los ha sacado a todos para adelante, y como ella dice, Manue, Cristo de los gitanos, llévalo por buen camino, y si alguno se sale ya se las verá conmigo. Le ofrecieron, actuar en la obra de teatro, que tanto éxito ha tenido, pero como ella ayer me dijo, ¿ quien le da de comer a mis niños?, para ella es lo primero, los lleva tan limpios, que no parecen que viven, o mejor dicho, como ella dice, malviven en la chabola, esperando esta, que le den un techo donde vivir, no pido mucho me dice, no pido un palacio, pido simplemente un piso. A cuantos antes que a ella, un techo le han dado, para que a los pocos meses, lo vendieran y volvieran al poblado.

¿Porque hablo de mi amiga gitana?, simplemente, porque la primera vez que me bloquee, la primera persona que a mí se acerco, fue ella, mira que habían pasado gente a mi lado, pero fue ella, la única que se dio cuenta…………que algo raro me pasaba, en cuanto me vio, me dijo, que mala cara tienes amiga paya, no me dejo contestar, al momento volvió, la pobre una botella de agua me traía, se la quise pagar, pero me dijo que no, y que se quedaría conmigo………….hasta que me encontrara mejor. ¿como la conocí?, un día en la cola de la pescadería, y con una educación extrema, me pregunto si le podía decir cuántos números faltan para que a ella le tocara, y de ahí cada vez que me ve, me saludo, me presenta a sus nietos, según van naciendo.

Pero no todos son iguales, sin ir más lejos, el año pasado, un chiquillo, de no más de 8 años, me tiró tres veces del bolso, nunca consiguió llevárselo, se lo comente a mi amiga, y resulta que era el hijo de una sobrina de ella, no sé qué le diría o que haría, el caso que cuando volví a verlo, me dijo: anda la paya, ha ido a contárselo a mi tía; cuando me ve, me mira, pero no se ha vuelto acercar a mí.

 Espero que algún día, te den ese piso por el que tantos años llevas esperando, si hay alguien que se lo merece, esa eres tú.

BRINDIS DE AGRADECIMIENTO.

Hoy por hoy, son mi vida, maldita enfermedad la mía, sin ellos estaría perdida, pero ahí los tengo día a día, sabiendo que ellos me vigilan, vigilan mis pasos, para evitar una caída, ante la duda ya tengo su mano en la mía, me hacen saber a cada momento que no estoy sola, que ellos viven conmigo y aquí están para luchar juntos, pues la unión hace la fuerza, fuerza que me disteis desde el primer momento, diagnostico “Parkinson”, me encontré perdida, pero no, no estaba sola, que suerte la mía, encontré todo vuestro apoyo, todo vuestro cariño.

El agarró mi mano, miró mis ojos, seco una lagrima que por mi mejilla descendía, que duro diagnostico cuando treinta años aún no tenía, mi pequeña tenía tres meses, el se hizo el fuerte, pero yo sabía que le dolía tanto el diagnostico y por dentro el sufría, él estaba junto a mí, mi esposo, mi mayor apoyo, en aquellos momento. Habíamos conseguido afianzar nuestra unión, con la llegada de una niña, que la felicidad plena creíamos haber conseguido los dos, pero el mazazo fue tremendo, tras él diagnóstico………..todo cambio.

Cuando en brazos por fin puede coger a mi hija, mil dudas inundaron mi mente, mil miedos surgieron, la agarre con fuerzas, temblando de pánico, me miro con su carita pequeña, y se fueron todos mis temores, me transmitía sus fuerzas como si su ayuda ofrecerme quisiera, pero era mi bebe, mi pequeña, si pequeña, pero cuando la miraba parecía decirme que no adelantara acontecimiento, que disfrutaríamos juntas, que viviríamos el momento.

 Y así ha sido, de ellos dependo, mis cuidadores, mi querido Javier, que todo calla, que su mano tendida siempre encontrare, mi fiel compañero, mi marido, con el que he compartido dieciocho años de vida laboral, pero llego mi jubilación, tras trabajar al cien por cien, párkinson se hizo notar, y los médicos dijeron que ya está bien, que descansar debía, que disfrutara de la vida, pero que difícil fue………..estar sin ver a Javier en todo el día, pero a todo te acostumbras, me di cuenta………de que la vida sigue, que debo disfrutar de aquello que antes no hacía de mi hija, de mi hogar, de mi familia, de mis amigas, y por supuesto de mi querido compañero, que dejo de ser compañero de trabajo, para convertirse en lo que era y en eso creo que nunca cambiara, el mejor esposo, el mejor cuidador que alguien pueda soñar, nunca tendré palabras para decirle……………que gracias por las fuerzas que me trasmites a diario, seré tu compañera, te prometo que seguiré por mucho tiempo a tu lado luchando, para recibir tu cariño y todo tu cuidado, eres mi alma gemela, la que un día sin buscar, encontré, sin ti la lucha sería diferente, pues eres el me tranquiliza cuando el maldito ocupa me debilita, me bloquea, me impide moverme, gracias Dios mío por ponerle en mi camino.

 No hago planes de futuro, vivo la vida según me va viniendo, pues el Parkinson jode, pero no mata, pero para que hacer planes, y perder el tiempo, ya no por tener esta enfermedad, si no hace tiempo, por algo que no viene a cuento, me di cuenta, que el que no disfruta en vida, no disfrutara una vez muerto, pues la vida se puede ir en cualquier momento.

Te toco a ti, mi bebe cuando me lo diagnosticaron, por ti también ha pasado el tiempo, ahora eres una adolescente, un ejemplo a seguir, que estas a mi lado, que ante la adversidad me haces reír, no te gusta verme triste, tienes un don, eres un ángel, eres mi vida, la que un día sus fuerzas me transmitió. Gracias Beatriz, te debo tanto a ti, que no tengo palabras, para decirte que sin ti, todo hubiera sido diferente, hubiera seguido adelante, pues tu padre así me lo habría exigido, pero tú, fuiste el empujón, para no rendirme, quería verte crecer. Pedirte perdón quisiera, por haber sido una madre diferente, porque está maldita enfermedad nuestros planes rompiera, pero tengo tantas fuerzas, fuerzas que me transmitís vosotros, los dos, papa y tú, que creo que el milagro existirá, que tarde o temprano ha de llegar, la ciencia avanza, igual que la enfermedad, pero quien sabe lo que descubrirán, oh perdona otra vez soñando en alto, pero sé que este sueño algún día se hará realidad, yo estaré aquí, para que juntos podamos brindar, por el hallazgo de alguien que al maldito ocupa le pare los pies, os prometo que a ese día llegare.

Ellos están en la distancia, distancia que rompieron hace ya tiempo, cada día me hacen saber que hay los tengo, que los kilómetros han desaparecido, que cuando los necesiten, aquí están al momento, gracias queridos padres, sé que sufrís muchísimo en silencio, igual que ellos mis hermanos y sobrinos, no os preocupéis, estoy bien aquí, gracias por darme ánimos, por transmitirme las fuerzas, las esperanza, y el cariño que me dais aún estando en la distancia. A ti hermana sevillana, mi gran amiga, mi querida Macarena, que sin tener el mismo gen, tu familia has hecho mía, sé que te tengo dándome fuerzas y haciéndome saber que esta lucha también es tuya, sé que te duele cuando ayudar quisieras, pero esta enfermedad es jodida, y ante el bloqueo, solo existe tranquilidad y tiempo, paciencia para que pase, cuanto antes, eso sí, que mal me siento en esos momentos, pero gracias mil gracias te doy a ti, a Carlos y a mis niños, por hacerme saber que hay estáis en cualquier momento.

 Cuando Javier y Beatriz marchan cada mañana, uno a su trabajo y ella a seguir aprendiendo, quien sabe lo que el futuro le guarda, marchan tranquilos, no me dejan sola, por eso también a ti, que a diario me acompañas, te doy las gracias, que en tu nombre llevas puesto.

 Mi marido, desde el primer momento, busco el mejor neurólogo que me pudiera atender, no importaba el dinero, y al final lo encontró, me hizo ver que el destino me tenía guardado una grata sorpresa, en la Seguridad Social mí ángel de la guarda encontré, vestido con una bata blanca, que me da fuerza y esperanza para que no arroje la toalla, él es mi neurólogo, gracias Pablo por hacerme ver, que soy joven, que el milagro para mi puede llegar.

 Y por último al personal que un día encontré, al cruzar las puertas de la asociación……..descubrí un mundo especial, por ello a vosotros en mi brindis no puedo olvidar.

 Hago un brindis por todos ustedes, de cariño y agradecimiento eterno, gracias cuidadores, por haber hecho mi lucha algo vuestro. Sois importantes en mi vida, quería que lo supierais con este brindis al viento, que se lleva las palabras, pero no mi agradecimiento.

 

NO CRITIQUES AL QUE NO CONOCES.

Me miran, se lo que piensa, los ignoro, porque bastante tengo yo…………con lo que tengo, como para prestar atención a comentarios, comentarios de gente que le dan a la sin hueso, sin saber si lo que dicen es cierto, o sus comentarios llegan a oídos de la persona a la que sin conocerla critican.

Esto me pasa casi a diario, al principio me sentía mal, pero ahora lo que hago es ignorar los comentarios y las miradas de aquellos que cada día a mi lado marchan.

Ellos no piensan, que si estoy sentada aquí por algo será, otra parada, miro al exterior, y veo que subirán personas mayores. Miro de reojo a las dos cotorras, que me han llamado de todo, desde poca educación a no tener ni pizca de sensibilidad hacia las personas mayores. Cuando entran los ancianos, miro a los asientos que están junto a mí, y veo que las que lo ocupan son más mayores que yo, pero a simple vista, parecen que están bien.

Arranca el autobús, nadie se levanta, yo creo que soy la menos indicada para cederle el asiento, sonrío interiormente al ver como una de las cotorras me dicen en voz alta, ¿oye sabe usted leer?, le contesto que sí, que muy bien, me señala en cartel donde pone que los asientos están reservados para personas con movilidad reducida, la miro y le digo: señora, precisamente por ello voy sentada aquí, pues pese a mi edad, tengo párkinson, y no soy precisamente la más indicada para ceder mi asiento, y otra cosa no critiquen por criticar, sin saber el daño que pueda causar.

 Con esto vivo casi a diario, cuando cojo el autobús…………al principio las criticas me hacían daño, hoy las ignoro sin más……………………….y doy la callada por respuesta………..para joderles aún más.

                           PENSAMIENTOS

Un día más………..me levanto con fuerzas y decido aprovecharlas, me ducho, me visto y sin más, decido dar un paseo…………hoy hay fuerzas para ello, porque él está dormido, no lo quiero despertar, lo alimento con lo que cada día hace menos efecto, parece pedirme más, no se conforma, sigue apoderándose, de mi cuerpo…… de mi mente……..pero la vida y las ganas de luchar, eso nunca él vencerá, hace tantos años que vive conmigo, que me acompaña a diario como si fuera un buen amigo…….pero no es todo lo contrario………..es simplemente mi enemigo, nadie lo invito a invadir mi cuerpo, y yo lucho a diario por vencerle, a veces las fuerzas se desvanece y él…….se hace cada día más fuerte, pero tendrá que luchar conmigo………..que no arrojo la toalla, que no seré una víctima fácil de vencer, no quiero ser como muchos……que por que el diagnostico es párkinson……….¡si!, ese es el nombre de mi enemigo, que vencerle no podré……pero él no ganará conmigo, la lucha será reñida………más yo no me daré por vencida.

¿Para que ponerle fácil el camino?, cuando él ha venido sin ser invitado, sin pedir permiso, porque nadie te invitaría a entrar, nadie quiere ser amable contigo, nos debilitas, y los que no luchan………simplemente se dan por vencido, pero yo te daré trabajo, como tantos amigos, que no quieren ser víctimas, marionetas por ti dirigidos, no seremos campeones, aunque algún día……….tal vez no muy lejano, todos nosotros……vencedores nos sintamos, nos agarramos con fuerza al verde esperanza, a los avances de la ciencia, y con ansia esperamos el titular de la presa………….por fin todo acaba, y naceremos de nuevo…….porque si cuando tú te vayas…………..será una fiesta grande ……..pero aún falta tiempo, tiempo que yo tengo, a veces te harás más fuerte, aunque cojones no tengo, tendrás que luchar mucho conmigo, porque ovarios no me faltan para seguir luchando…………y difícil hacerte el camino.

Luchemos parkinsonianos…..…..no nos demos por vencido, cuando las fuerzas te falten puedes contar conmigo. A ti que comienzas……no es fácil la lucha…………pero tienes que luchar, hacerle saber que aún eres fuerte, que en tu cuerpo mandas tú……que el simplemente no es bienvenido, acude a los que como tú están, por ellos serás comprendido, somos veteranos de guerra………..una guerra que no acaba………que acabara en victoria, el día………..que por fin PARKINSON sea vencido, de nosotros depende, llegar, tener fuerza para seguir luchando, si ves que te fallan, piensa en algo grande……….por el que merezca la pena luchar, un hijo, un marido, tu esposa, los padres, o simplemente un amigo, pero no dejes que el avance y acabe contigo, que su sendero no sea de rosas……ponle difícil las cosas, te lo digo yo que con el convivo, desde hace años……….muchos años ya, pero me agarro con fuerzas a la vida, a la esperanza, al futuro…………el no fue invitado, como intruso que es………algún día, tal vez no muy lejano……..todo esto acabe, acabaran las pastillas con la que lo alimento a diario, terminará la pesadilla………….y de mi cuerpo él será echado…………con desprecio, y mi lucha tendrá un nombre, nunca te des por vencido, pues él es simplemente un ocupa…………..al que por fin desalojar has podido.

 

 

ALGÚN DÍA TE EXPULSARE VIAJERO.

¿Dónde naciste?, tú que tanto viajas, viajas por el mundo, sin papeles ni euros, eres un caradura……….pues vives de ellos, mejor dicho de nosotros, pues tú……………..eres un parasito, que no te conformas con los abuelos, muchos de ellos me comenta………..que ellos tuvieron suerte, pues te conocieron de viejo, le distes unos años de tregua, aunque al final, cuando debían descansar de su vida laboral, decidiste aparecer para que tuvieran trabajo, trabajo de nuevo.
Eres jodido lo sabes bien, tal vez alguien te pares los pies, y te eche a patadas de nuestro tren, del que intentas ser maquinista, y jefe de estación también, pero ten por seguro viajero, que los jóvenes, lucharan unidos, para dar fuerzas a los abuelos……………a los que por ser más débil, tu maldito ocupa, intentas joder.

 Pasas muchas estaciones, muchos vuelos, siempre vas en primera clase, viajas muy bien, pero todo avanza, y los controladores de tu viaje, pronto te pararan los pies, pues en habitaciones cerradas, investigan y algún día llegara uno que te dirá…………ya está bien, ya es hora de que te joda a ti, y que dejes de volar en primera, y lo hagas a pie.

Tal vez digas………..que cuanta esperanza muestro……………por que algún día te den caza, y aunque no te maten, serás controlado, encerrado tal vez, ya serás prisionero, en aquel vagón donde un día en viajero te convertiste, sin pagar billete y ocupando un sitio que no te pertenecía, por eso te digo, que ya falta poco, para que tu vuelo acabe………….y recobremos nuestras vidas, que perdimos un día…………………..ese día fue el diagnostico………….. en el cual nos diría, que teníamos PARKINSON …………………………ese eres tu viajero sin billete, al que planto cara, y que algún día te echare de este vuelo, al que subir no debías.

¿SUEÑO? NO UNA TRISTE REALIDAD.

Quiero despertar de este sueño, este sueño que estoy viviendo, pero al despertar veo…………que el sueño es realidad. Una realidad contra la que no puedo luchar, bueno luchar si, luchar contra él, y no dejarme vencer, dar animó al compañero que viene a mí con ganas de luchar, porque yo soy una superviviente nata, que por la adversidad no me dejo achicar, de tener coraje, día a día, y plantarle cara, de ver como mis compañeros, luchan junto a mí en esta batalla. Una batalla dura, que pronto creo que a nuestro enemigo…………….eliminarlo tal vez no puedan, pero seguro que algo van encontrar y le pararan los pies. Cuando el lucero del alba, su brillo aún no deja ver, a esas horas tempranas, cuando el gallo del corral callado aún esta, esta que escribe, se ha levantado ya. Unas horas me bastan para descansar, con lo dormilona que era antes, creo que ahora duermo menos porque………………de la vida quiero disfrutar, ver el amanecer del día, tras el cristal de una ventana, me gusta estar despierta, para los buenos días al lucero del alba dar. Pero bueno ahora me doy cuenta que ya es hora de dejar de soñar, quiero luchar……….luchar y no parar, por tenderle mi mano a quien la pueda necesitar……………….porque tal vez……….en algún rincón……… haya alguien perdido, que necesita respuestas, que no logra encontrar, tal vez yo, tus dudas pueda aclarar, pues soy alguien que su mano te tiende…………..para que no calles en silencio………….para que tus miedos, por tu boca dejes escapar, aquí me tienes para lo que te pueda ayudar.

JUGARRETAS DEL DESTINO.

Holanda……………..siempre tuve un sueño, no de visitar tus ciudades, o molinos, o conocer a tu gente. Lo que me atrapaba de ti, era el verde, teñido de color, como bien Van Gogh pinto.

Desde pequeña, siempre quise oler esa flor, que miles de ellas, sembradas están……………………en tus tierras siempre verdes. Mi flor preferida, sin conocer su tacto ni su olor, un día hice mi preferida. Y jugadas del destino, aquella flor que tanto me gusto, no me gusto por gustar, si no que a mi vida estaba ligada, sin saberlo yo. ¿Que nombre tiene esa maravillosa flor?, un nombre sencillo, símbolo de la lucha contra el párkinson………………..jugarreta del destino que quiso, que esa flor que tanto admire, en la lucha contra mi maldito ocupa, ella es el símbolo……………..mi flor preferida, aquella que desde pequeña………….a pesar de las burlas de las niñas, que decían, como me va a gustar algo que no he tenido a la vista ni mi nariz haber podido olfatear. No sé de donde nació tan gran admiración, a ti tulipán, que es como se llama mi flor.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 23, 2011 en LIBROS

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: