RSS

UNA MANO BLANCA HACIA LA LIBERTAD.

17 Mar

Alguien le despierta, Ibrahima, abre los ojos, no siente sus piernas, el frío es infernal, pero se alegra de haber tomado la decisión de intentar llegar a España.
No sabe el tiempo que ha pasado desde que dejo Senegal, en el camino quedo a su mejor amigo, pero no quiere pensar en ello, ahora un mundo nuevo le espera, a lo lejos se divisa la gran roca, que según le han dicho, cuando la divisas, el viaje está a punto de terminar, ahora lo difícil……………es lograr ser libre, que no te atrapen, que el futuro que esperas, será mejor que el que dejaste en Senegal, guerrillero, siempre te negaste a ser.
Saltas de la barcaza, y lo que tantas veces escuchaste, ves que ocurre otra vez, la guardia civil está en alerta, os espera en la playa, todos nadan hacía la playa, pero tú, no has dejado Senegal, para que te hagan volver, tienes veintidós años, fuerte como un tigre, en el último año te preparaste para este viaje, un viaje duro, muy duro, por la libertad, por un mundo mejor, por una ilusión, decides que no nadaras hacía la playa, la mar está tranquila, y tu también, nada despacio no quieres ser visto, los que nadaron hacía la 0tiempo que ha trascurrido, pero en la lejanía ya no ves los focos, has nadado mucho pero siempre a la derecha, sin perder la playa de vista, crees que es el momento y decides nadar hacía ella, cuando llegas, todo es silencio, te tiendes en la arena y miras las estrellas, lo has conseguido.
-Despierta,
Ibrahima abre los ojos al oír la voz, y ve ante él a un chico de su misma edad, no le entiende lo que dice, pero lo ve muy nervioso……………
-ven conmigo, la guardia civil está cerca.
Le tiende una mano, la agarra, y con la ayuda del chico de piel blanca, se levanta, se sube a la lancha, el chico arranca el motor, y se aleja, Ibrahima va escondido, pero levanta un poco la manta y mira hacía la playa, ahora comprende el nerviosismo del chico, en la playa la guardia civil, toca la mano de su salvador, y se lo agradece con una amplia sonrisa.
David, es un aficionado a la pesca, hoy ha hecho lo que muchos tendrían que hacer, ayudar a los que su vida se juegan, por llegar a esta España nuestra. Han navegado durante tres horas, cuando Ibrahima ve que se dirigen a tierra, no van a un pueblo, van hacía una casa en medio de la nada.
Cuando llegan, le tiende nuevamente la mano, le ayuda a bajarse, David sabe que sus padres no le dirán nada, pues desde pequeño les han oído decir, que todo humano tiene
los mismos derechos, que no debería haber fronteras……………..
– papá, mamá, ayudarme,
Ibrahima está muy débil, no puede más y se desploma.
Cuando abre los ojos, ve que está en una habitación, tumbado en una cama en que su piel negra resalta en unas sabanas blancas, ve que tiene clavado algo en el brazo,
-hola,
mira hacía el lugar de donde procede la voz, y ve al chico que le ayudo.
-gracias.
Pronuncia en un inglés casi perfecto,
-de nada (le contesta David, también en ingles), mi nombre es David, y tú ¿Cómo te llamas?
-Ibrahima, soy de Senegal, ¿Por qué me ayudaste?,
-tu sueño era la libertad, nadie tiene derecho a quitártela,
-¿que tengo en el brazo?,
-es suero, mi padre es médico, llevas durmiendo dos días………..
La conversación fue interrumpida al abrirse la puerta,
-Ibrahima, te presento a mis padres, ellos se llaman Sara y Javier,
-gracias, por ayudarme,
-de nada (contesta Javier), ¿conoces a alguien en España?,
-no, todo es nuevo para mí,
-bienvenido a mi casa y a mi familia (dice Sara), te esperamos abajo, hay te he dejado un bañador de David y una camiseta, puede que te este bueno, el cuarto de baño lo tienes hay……….
Javier le quita el suero, le sonríe, y marchan, Ibrahima entra en el cuarto de baño, se sorprende lo blanco que es todo, se ducha y a continuación se mira en el espejo y sonríe.
Baja las escaleras, y ve a David y a sus padres sentados, hablando en español, no entiende nada, pero saben que hablan de él…………David mira hacia atrás y lo ve, con su mano lo llama:
-estamos hablando que si no tienes donde ir, te puedes quedar aquí………..
-pero y si vienen y me detienen no tengo papeles,
-no te preocupes (dice Javier, siempre quiso ayudar a los inmigrantes, hoy se daba cuenta que había llegado el momento), tendrás papeles, pues ya tienes una oferta de trabajo, aquí en mi casa………..
Ibrahima, sonríe y agradece a Ala el haber puesto a David en su camino. Otros no tuvieron su suerte, y los devolvieron como simples paquetes, pero los peor parados fueron los que no regresaron, no porque no quisieran, si no porque no los dejo la muerte.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en marzo 17, 2011 en BLOG

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: